Domingo, 22 Noviembre 2020 04:16 Escrito por ARMANDO SAAVEDRA PERDOMO
Valora este artículo
(0 votos)

Soberanía alimentaria en Colombia, del discurso a la realidad

 La verdad me da mucha tristeza ver a los pequeños productores de papa como vendedores ambulantes en los peajes y a orillas de carretera, vendiendo o regalando el producto de su trabajo a precios irrisorios, con los cuales pretenden pagar los créditos bancarios que realizaron para poder cultivar.

Mientras tanto, de acuerdo con la Federación de Productores de Papa, informan que al país en el 2020 ingresarán más de 65.000 toneladas de papa importada de otros países como Bélgica, dejando sin piso de mercado a los diez departamentos y 283 municipios que cultivan este importante alimento.

De acuerdo con esta agremiación, por cada kilo de papa que ingresa al país, en Colombia se dejan de demandar 2,5 kilogramos de papa fresca nacional, y lo peor es que el gobierno y los medios de comunicación pretenden hacernos creer que el problema es el mal del momento: el Covid – 19.

El Covid – 19 será desde ahora en adelante culpable de todos los males que hay y habrá en Colombia, y el discurso de la soberanía alimentaria ¿dónde queda?, Bélgica es el principal productor y exportador de papa  fresca y congelada en el mundo, la papa de primera calidad, la de buen tamaño se queda en la Unión Europea, “el ripio”, como llaman comúnmente en la plazas a los productos de segunda, es decir a la papa más pequeña y de mala calidad, la que los países de la Unión Europea no aceptan, es la que llega a Colombia, obviamente más barata, y para colmo sin aranceles.

La gran preocupación de los productores es que Bélgica tiene más de un millón de toneladas almacenadas y listas para exportar, ¿y nuestros productores?, ¿qué está haciendo el Ministerio de Agricultura? ¿Qué piensa el alto gobierno?, ¿qué pasó (vuelvo y pregunto) con el discurso de la soberanía alimentaria?, aquel en el que el país debe sembrar lo que el país demanda y no traer productos cuya trazabilidad se desconoce.

En Colombia más de novecientas mil familias viven del cultivo de este tubérculo. Producen 2,7 millones de toneladas al año con los que abastecen a los consumidores y a la industria sin mayor contratiempo esta producción se concentra en 10 departamentos donde sobresalen Boyacá, Cundinamarca, Antioquia y Nariño.

En lugar de echarle la culpa al Covid, sería más importante vigilar a las empresas que están realizando este tipo de importaciones, proteger a los productores y generar políticas de apoyo a esta importante comunidad, que representa además un reglón importante de las economías locales, y genera de paso seguridad alimentaria.

Ya en columnas anteriores había hablado de los problemas de los productores de panela, y de maíz, ahora están los problemas de los productores de papa, y cada año nos damos golpe de pecho por los problemas de los cafeteros. Yo creo que ya basta de buscar en el Covid la raíz de los problemas que son estructurales, históricos y por culpa de gobiernos ciegos y sordos, ante los problemas de los campesinos y ciudadanos que día a día ven como sus esfuerzos se van por el barranco.

¿O será que hasta la humillante perdida de la selección Colombia y el Huracán Iota son por el Covid?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 329 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.