Martes, 02 Octubre 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

El de la locura y el de la cordura son dos países limítrofes, de fronteras tan imperceptibles, que nunca puedes saber con seguridad si te encuentras en el territorio de la una o en el territorio de la otra.

 (Arturo Graf)

San José de Cúcuta, “La Perla del Norte”, en otrora, me permite presentarles un tema que parece inédito para muchos autores y entendidos en los temas de frontera. Es un análisis a esa paradójica situación entre la legalidad del límite y la ilegalidad de la frontera. Tema que es más de tipo periodístico porque en esos artículos, o crónicas, se destilan especulaciones, resentimientos, recelos, opiniones y conceptos, muchas veces, que obedecen a la visión de un periodista capitalino, sea de Caracas o Bogotá, que apenas descubre la frontera en unas horas de estadía para cumplir con un trabajo orientado por quien le remunera y exige, en muchos casos también, escribir de acuerdo a lo que sus directivos le “sugieren” para no ofender, o para ofender a los mandatarios de turno.

Pero ubiquemos a la ciudad capital del departamento Norte de Santander. Cita Miguel Angarita en su trabajo Cúcuta, desde sus inicios hasta hoy: “el aporte bravío de los indios Cúcuta, Chitareros y Motilones y el acervo español, fue continuado por italianos y alemanes. Este mestizaje, en un suelo cálido y quebrado originó un tipo humano fornido, inteligente, recursivo, combativo, risueño, tomador de pelo, temperamento egocentrista. En su mayoría de raza blanca, hidalgo y adicto al pulimento del espíritu sano y un vacío que se puede mejorar en lo cultural y en el sentido de pertenencia”.

Entre los hechos importantes estarían: la fundación de Cúcuta en 1733. Se construyen las primeras 40 viviendas con techos de paja, paredes de adobe y de bareque. Las familias que inicialmente se ubicaron, siempre buscaron la orilla del río Pamplonita. El primer trazado, de calles y avenidas, fue elaborado por el Ingeniero Francisco de Paula Andrade; a la margen derecha San Luís y el trazado para las 

primeras viviendas. Se elaboró de acuerdo al plano original, (Angarita, 2010), cuando se donan los terrenos por parte de doña Juana Rangel de Cuellar, y las ilustres personas con título nobiliario de Doña y Don: Félix Trujillo Salvago, Juan de Lara Joves, Juan de Avendaño Narváes, Bernarda de Leyva, Isabel de Leyva, Joseph Ramires, Manuel Ramires, Juan Francisco de Lara, Visente de Soto, Joachin Trujillo, Xavier de Abrego, Franco Días, Juan Arias, Juan de Orozco, Henrique de Asevedo, Luisa Orosco, Gaspar Zambrano, Ignacio Rivera, Nicolás Rangel, Thomas Rodriguez, Marcos Moreno, Joseph García, Andrés Rangel, Martín de Sumalabe, Joseph Gómez Figueroa (que era capitán de la infantería española), Juan Jacinto de Colmenares y Francisco Rangel. Como pueden notar se usa la S en lugar de la Z, ya que en buena parte de Andalucía, Canarias, y en las regiones Hispanoparlantes de América, se articula como una consonante fricativa sorda dento alveolar, el mismo que se representa mediante la letra S. (www.rae.es/sites/default/files/Ortografia_Esencial. Recuperado el 13.03.2016. 4:05 pm).

Otro hecho histórico fue el del once (11) de Mayo de 1875, a las once (11) de la mañana sucede el terremoto que destruye gran parte de la ciudad, obligando a muchas personas, y familias enteras, a buscar su nuevo asentamiento en los caseríos y poblados más cercanos. Algunos en Venezuela, sobre todo en Capacho Viejo (Estado Táchira). El movimiento telúrico también afectó poblaciones como Villa del Rosario, San Cayetano, Chinácota, Salazar, Cucutilla, Arboledas, Bucaramanga, Piedecuesta, Girón y Matanza. En esa época Cúcuta estaba conformada por 52 manzanas de casas de tejas y tapia en una extensión de 2,5 kilómetros. Tapia era “la tierra apisonada fue bien conocida por siglos en todos los continentes del mundo como técnica tradicional de construcción de muros. De hecho en Asiria se encontraron cimientos de tierra apisonada que datan del año 5.000 a. C. La técnica consiste en rellenar un encofrado con capas de tierra de 10 a 15 cm compactando cada una de ellas con un pisón. El encofrado está compuesto por dos tablones paralelos separados, unidos por un travesaño. En francés esta técnica se denomina Pise de terra o terre pise, en inglés rammed earth, en alemán: Stampleflehmbau. Técnica tradicional en países en vías de desarrollo. (biblioteca.sena.edu.co/.../construccion_muros_tapia_bahareque. Recuperado el 15-03-2016. 8:13 pm).

En la continua presencia de movimientos de la tierra en esta zona de frontera, todavía muchos recuerdan el temblor que sacudió a Cúcuta el 17 de octubre de 1981, a las 11::32 de la noche, con una intensidad de siete grados en la escala de Richter, y que causó daños materiales en casas y edificios. Hacia 1900 ciudadanos alemanes e italianos inician la reconstrucción de la ciudad. (www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM. Recuperado 13-03-2016. 4.19 pm). 

Los personajes históricos de renombre, Virgilio Barco Vargas, que de 1986 a 1990 ocupó el solio de los Presidentes de la República Colombiana; había nacido en el año de 1921, un 17 de septiembre. Falleció en 1997 un 20 de Mayo. Erasmo Meoz, ilustre médico, nació en Cúcuta el 5 de octubre de 1858, hijo legítimo de Francisco de Paula Meoz y doña Ana Wilthew. Cursó estudios de medicina en Maracaibo, Venezuela, y alcanzó el título de médico cirujano el 21 de octubre de 1885. Siendo servidor incansable de los enfermos de Cúcuta, a quienes visitaba directamente en sus casas porque sabía de las precarias condiciones en que vivían (Cúcutanuestra.com). Rudesindo Soto, benefactor que regaló, junto a su familia, muchas de las propiedades para obras sociales, entre ellas el Asilo de Ancianos y el Reformatorio de menores. Manuel Antonio Fernández, donó la casa de su propiedad para el antiguo hospital San Juan de Dios. Camilo Daza Álvarez, aviador de talla nacional y fundador de la Fuerza Aérea Colombina. Rafael García Herreros Unda, sacerdote fundador del “Minuto de Dios”. Juan Atalaya y Pizano, era español de Cádiz, pero en el corazón de los historiadores lo contemplan como benefactor cucuteño al donar los terrenos donde se asienta la ciudadela de Juan Atalaya.

Hoy, la “muy noble, valerosa y leal villa de San José de Cúcuta”, oficialmente San José de Cúcuta, (por su patrono San José y la memoria del cacique Cúcuta), es la ciudad capital del Norte de Santander, con 1.176 kilómetros cuadrados de superficie, 31 grados centígrados de temperatura promedio, y más de un millón de personas, que se abre a retos que la caracterizan como una ciudad estratégica en todo sentido.

Por tradición Cúcuta ha sido una ciudad comercial, con dependencia del intercambio con la Republica de Venezuela y, a pesar del cierre de los pasos fronterizos, con relación de interacción estrecha con el pueblo venezolano. Esa línea imaginaria, el límite, y ese lugar interactivo, la frontera, nos brinda la posibilidad de abrir un tema, el que presento casi que de forma inédita.

Debo evocar a mis Maestros, de la Universidad de los Andes de Venezuela, para socializar términos que nos apoyen a solidificar los conceptos del tema presentado. En la visión sistémica de las fronteras de Venezuela expuesta por el Doctor Pavel Rondón, propone La Unidad de lo Diverso. Desde una visión areal (Sistema de Relaciones) y una visión lineal (La Jurisdicción de cada Estado), pero al final de cuentas hay unión entre las partes y se forma el todo en una sola unidad, “la frontera es un sistema unitario de relaciones, es igual a un enfoque sistémico” (Rondón, P. conferencia en la ULA Sn Cristóbal, ante los maestrantes de la V cohorte de Fronteras e Integración-19/06/2015). Otra idea interesante es que el territorio, la cultura, la política y la economía tienen una dimensión específica en la espacialidad fronteriza. Y ese espacio existe si hay personas.

Continuará

Visto 505 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.