Domingo, 11 Octubre 2020 11:13 Escrito por ARMANDO SAAVEDRA PERDOMO - Exsecretario de Planeación del Huila
Valora este artículo
(0 votos)

La Educación pública


Todavía recuerdo a mi padre decir, “Sueño que mis hijos sean profesores o policías, esa es una muy buena forma de servir a las personas y tener un futuro asegurado”. Mi padre, un campesino quien abandonó el campo para dar mejor futuro a sus hijos, tuvo la enorme satisfacción antes de morir, ver a 4 de sus 8 hijos laborando como docentes.

Hoy en día no solo mis hermanos trabajan como docentes, sino que varios de mis primos y sobrinos comparten esta profesión que motivó a mi padre a dejar el campo para ver su sueño convertido en realidad y dar un mejor futuro a su familia. Es por esto por lo que, con conocimiento de causa, me parece indigno escuchar las falacias y exabruptos de las senadoras María Fernanda Cabal y Paloma Valencia, cuando hacen propuestas descabelladas casi que, en pro de privatizar la educación, salidas de todo contexto y por demás irrespetuosas con la educación pública. Claro está, que es de entender las convicciones políticas de estas mujeres de la alta sociedad valluna y caucana, quienes a lo mejor no dan para más.

No quiero ahondar en los errores de redacción, ortografía o semántica de la que hablan en las redes sociales los directivos de FECODE, sino en la lucha diaria que viven miles de docentes colombianos del sector público, quienes intentan mantener el interés de los jóvenes por sus estudios.

Para mi es más que un orgullo ver a mi hermana mayor, profesora de aceleración, un aula especial a la que llegan jóvenes de mayor edad, quienes por algún motivo han salido del sistema y al intentar regresar ya son mayores para los cursos en que deben estar; vale decir que estos jóvenes tienen múltiples inconvenientes de comportamiento, son de alta vulnerabilidad social, pues vienen de hogares muy humildes con graves problemas de delincuencia o prostitución, que hace que el trabajo del docente sea más difícil.

Y verla trabajar con gran devoción por sus alumnos llegando en ocasiones a pagar de su propio bolsillo, asistentes quienes le ayuden a preparar clases de forma didáctica, para enfrentar la cuarentena, decidió realizar una especialización de Educación enTics para estar al día en tecnologías que le ayude a mantener un contacto directo con sus estudiantes, quienes solo pueden conectarse después de las nueve o diez de la noche que es la hora en que llegan sus padres a casa y pueden utilizar sus teléfonos para que a través de whatsapp puedan recibir su instrucción.

Este ejemplo visto con mis propios ojos y experimentado casi que a diario me da el derecho a expresar que tanto Cabal como Valencia desconocen la realidad del país que le cierra el paso cada vez más a los pobres para crecer dentro de esta sociedad clasista. Sociedad que valora la apariencia y lo superfluo más que la buena educación y logros académicos. Ya bien lo dijo la señora Valencia: “Si Fecode no quiere volver a clases, el Gobierno debe ofrecer de manera inmediata un bono para que los padres puedan llevar a sus hijos a colegios privados” como si la educación fuera un tema de mejor postor. Hoy quiero decir a estas “dirigentes políticas”, que la educación no es un tema de libre mercado, la educación es un tema de construcción de sociedad, ciudadanía y liderazgo.

P.D. Mi apoyo total a la educación pública en Colombia y a sus docentes. A los Padres, ayudemos a defender el derecho a la educación pública para nuestros jóvenes.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 167 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.