Domingo, 23 Agosto 2020 19:32 Escrito por MARÍA DEL CARMEN JIMÉNEZ – Exsecretaria de Educación del Huila
Valora este artículo
(0 votos)

Abel rodríguez céspedes in memoriam

 

Pequeño de estatura pero con una inconmensurable grandeza humana. Integro, ético, sencillo, coherente, plural. Sus amigos le decíamos simplemente Abel. El trataba a todos por igual, dotado de gran inteligencia resolvía conflictos políticos con una madurez y sencillez pasmosa. Estuvo así mismo siempre preocupado por los derechos y dignidad de las personas especialmente por los más vulnerables.  Fue un gran Maestro de Maestros. Su primer trabajo después de graduarse como Normalista en Ibagué lo realizó en la Arcadia del municipio de Algeciras, de allí pasó a laborar a Bogotá donde se hizo dirigente de la ADE.

Lo conocí en los años ochenta cuando dirigía la Federación Colombiana de Educadores, FECODE. Las reuniones que presidió en la Junta Nacional de esta organización a la cual asistí muchas veces en representación de la ADIH eran sustanciosas, motivantes dejaban grandes aprendizajes de democracia, compromiso por la Educación con calidad, pertinencia e innovación.  De ahí su empeño por fortalecer el Movimiento Pedagógico Alternativo al interior de las organizaciones de maestros y las escuelas.  Su gestión fue impecable como todo en su vida. La noción de derechos y dignidad la reafirmamos con él.

Tuvo siempre una visión de país, de relación con muchos sectores políticos y diversos campos del conocimiento. Fue gerente del primer Plan Nacional Decenal de Educación, Viceministro de Educación, participó como Delegatario a la Asamblea Nacional Constituyente. En ese escenario también fue ejemplar, incidió como el que más para que en el articulado de la actual Constitución Política que nos rige se estableciera la educación como derecho.  Se desempeñó como Secretario de Educación de Bogotá donde tuvo la oportunidad de aplicar mucho de lo planteado en la Carta Magna.  Abel dejó un gran legado en la educación colombiana.

El   jueves 19 de agosto de este 2020 que nos ha traído tantas dificultades y enseñanzas, entre otras, la crisis sanitaria mundial   y la necesidad de la empatía y la solidaridad, recibí un mensaje   de Fernando Rincón, amigo común, que decía: “Gris día para la educación, las luchas sociales y la política digna en Colombia. Falleció   el Maestro de Maestros ABEL RODRÍGUEZ CÉSPEDES”. Lloramos su partida juntos.

 Para mitigar el dolor que produce la pérdida de un gran ser humano y maestro, revisé algunos de sus escritos recientes y el último video que publicó durante esta cuarentena   en el que llamaba a los maestros de Colombia a poner a prueba toda su sabiduría, creatividad pedagógica y misión social. Su último mensaje es reconfortante y aleccionador:  “..Al cerrarse las escuelas  y colegios , los maestros han sido distanciados  de sus alumnos y comunidad para los que trabajan , pero no de su misión ética , social y pedagógica que es permanente e insustituible .En días tan angustiantes en el que el temor y la desesperanza cunden , es cuando la sociedad necesita de la presencia actuante  de valores tan vitalmente humanos como el amor ,la solidaridad, la sabiduría que abundan en el ser de los maestros y maestras de Bogotá y Colombia…”

Hasta siempre Abel. Gratitud por su legado. Abrazo solidario para su familia.

Visto 220 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.