Martes, 18 Agosto 2020 21:49 Escrito por BENHUR SÁNCHEZ SUÁREZ*
Valora este artículo
(0 votos)

¿Será cierto?

 

Una de las mejores conquistas del hombre contemporáneo es la comunicación. La comunicación sin límites aparentes.

Es decir, traducido a lo cotidiano, saber al instante lo que sucede en cualquier parte del mundo, poder contar lo nuestro a otros que antes no teníamos en mente, en resumen poder disfrutar de las redes sociales.

Eso de conectarnos con personas ubicadas a distancias inimaginables con sólo hacer clic, es algo que no hubiéramos pensado hace algunos años. Y mucho menos ver las imágenes en el mismo instante en que suceden, privilegio que sólo manejaban a su antojo los medios de comunicación.

Esa instantaneidad ha cambiado al mundo. Esa simultaneidad nos ha cambiado como seres humanos.
Saber al instante lo que pasa en el mundo es de locos. Pero, al mismo tiempo, esta velocidad es la que produce mayor incertidumbre porque es tal la avalancha de datos que, a veces, nos sentimos abrumados por ellos. Descubrimos que hay opiniones diversas, noticias encontradas, falsas, argumentaciones insidiosas que trastornan nuestra seguridad de saber que las cosas eran sólo del color con que las tratábamos y no de otra.

Por eso es que hoy manejamos mayor inseguridad en el tema principal de estos momentos: la pandemia del Covid-19.

¿Será cierto que la pandemia es una farsa? ¿Será cierto que el virus se transmite por el aire? ¿Será cierto que debemos reprimir el afecto? ¿Tocará mirarnos a la distancia, abrazarnos imaginariamente, mantener el llamado distanciamiento social? Son infinidad de expertos y científicos los que desgranan su sapiencia dictando hipótesis que la mayoría acepta como ciertas.

¿Los muertos suman esa cantidad o son más? ¿Acaso deben ser menos? ¿Será verdad que suman muertos por otras causas para demostrar eficacia o para justificar tantos decretos que en términos reales parecen bravuconadas de funcionarios sin conocimientos? ¿Será cierto que la carrera por obtener la vacuna se reflejará en otra guerra no declarada en el futuro? ¿Por qué ese empeño en desconocer los avances de un país para ponderar otro? ¿Es la vacuna un negocio multimillonario?

Las muertes están ahí, cargadas de números, porcentajes, y eso es algo de lo que no podemos substraernos ni darle paso a la incertidumbre. Porque hay personas que sólo se conectan a las redes para saber qué cantidad de muertos se suman hoy a las cifras mundiales, continentales, nacionales o locales y luego incumplen las reglamentaciones. Sólo por el morbo de una ansiedad incontrolada, para concluir que no tenemos preparación para enfrentarla.

Y la maldad refulge en la oscuridad en forma de desobediencia, altanería, prepotencia e ignorancia.
¿Qué tan lejos o qué tan cerca está la guadaña implacable? Esa incertidumbre es la que no debemos dejar que nos domine.

Debemos aprender a leer lo que nos dicen esos medios.

*Escritor y columnista del Nuevo Día de Ibagué

Visto 243 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.