Sábado, 15 Agosto 2020 15:35 Escrito por MIGUEL RODRIGUEZ HORTUA
Valora este artículo
(0 votos)

Pandemia y Represión

Las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional y reguladas en los territorios a través de sus gobernadores y alcaldes, han suscitado diversos actos represivos que suelen ser en muchos casos peor que el propio coronavirus.

Obligar a los ciudadanos y ciudadanas de los diferentes estratos sociales a que se encerraran en sus propias residencias sin importar cuál es su capacidad para sobrevivir, en especial en aquellas familias vulnerables que han vivido y viven del rebusque diario y de los que habían creado una pequeña empresa para generar su propio empleo, que le fue arrebatado mediante un decreto presidencial, por demás irresponsable al no haber diseñado un plan de contingencia que permitiera mitigar las diferentes necesidades de los sectores más pobres del país.

En el primer mes de cautiverio la gente se quedó en sus casas gastando sus pequeños ahorros y esperando las ayudas prometidas por el Gobierno Nacional y locales, que fueron abundantes y que nunca llegaron. Las irrisorias ayudas tan cacareadas desde el sector oficial, solamente llegaron a pocas familias que hacían parte de la base de datos registrada en sedes de las campañas políticas en recientes procesos electorales, excluyendo a quienes realmente las necesitan y en muchos casos entregándoselas a quienes no hacen parte de esa franja social sumida en pobreza económica.

Ante esta horrible realidad la gente empezó a salir de sus casas a rebuscar la comida diaria de sus hijos y empezaron a encontrarse con policías y guardas de transito que en muchos casos ultrajan y extorsionan a estos infractores que luchan por conseguir su sustento diario y el de sus familias. Son diversos los videos en redes sociales, que dan cuenta de la crueldad con que han sido agredidos hombres, mujeres y jóvenes por la fuerza pública. Son diversas  las quejas de mujeres que han sido abordadas por guardas de tránsito, que al estar infringiendo normas gubernamentales, como el pico y cédula, al no tener dinero les han propuesto un rato de sexo a cambio de no hacerles un comparendo o decomiso de su motocicleta

La avaricia, ferocidad e inhumanidad de funcionarios perversos, que de servidores públicos no tienen nada, afecta en especial a pequeños empresarios, al que se moviliza a pie, en motocicleta o en vehículos de baja gama. Mejor dicho la represión es en contra de los más débiles. La reprimenda oficial exagerada en contra de miles de ciudadanos y ciudadanas, se ha convertido en la nueva pandemia colombiana.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Visto 254 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.