Jueves, 06 Agosto 2020 22:15 Escrito por MARÍA DEL CARMEN JIMÉNEZ, exsecretaria de Educación del Huila
Valora este artículo
(2 votos)

Respeto por la independencia del poder judicial

Aprendí, en mi colegio en clases de Historia y Cívica cuando hacían parte de la malla curricular y en la universidad, que en nuestro país existen tres poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.  Que cada uno debe actuar con independencia en sus decisiones, que en las democracias la separación de poderes es elemento necesario en la protección y consolidación de un Estado Social de Derecho. Que nuestra fe debe estar puesta en el control que hacen las instituciones que integran esos poderes y no en los caudillos o personas en particular por más cargos que hayan desempeñado o poder acumulado.

Lamentablemente lo que se evidencia en los últimos años en Colombia es la intromisión del poder ejecutivo en contra del judicial tratando de convertirlo en su apéndice.

 Por fortuna la gran mayoría de  Jueces y Magistrados están  apropiados de la importancia de la independencia de poderes, cumplen a cabalidad  sus funciones, son  respetuosos de la Constitución y la Ley,  profieren sus decisiones judiciales con responsabilidad, acorde con el debido proceso, ajustados a derecho preservando el orden jurídico; tal como ocurrió con el reciente fallo proferido por la  Sala de Instrucción  de la Corte Suprema de Justicia, mediante el cual decretó casa por cárcel  al Senador y dos veces presidente de la República  Alvaro Uribe Vélez por  los posibles riesgos  de obstrucción a la justicia,  respecto al futuro recaudo de pruebas de hechos presuntamente delictivos que lo involucran  y que se tipifican como soborno a testigo en actuación penal y fraude procesal.

Esta providencia de la Corte causó escozor en los amigos del Senador imputado, muchos de ellos funcionarios públicos que usan sus cargos para defender a su mentor político y no cesan de lanzar diatribas contra este órgano del poder judicial. No soy Abogada, pero creo que en este caso  vale es la existencia de pruebas dentro del expediente y no los señalamientos apasionados que digan, pregonen, o supongan los  seguidores fanáticos del sindicado.

Ante el fallo adverso a sus pretensiones proponen convocar la Constituyente para reformar el sistema judicial.  Las Cortes no se deben reformar por retaliación ni se puede aceptar una Justicia sastre a la medida del Uribismo.  En buena hora la Procuraduría General de la Nación, en el caso Uribe, llamó a los funcionarios públicos a acatar y no atacar la justicia.  Igualmente dejó claro que   el presidente no puede promover la modificación o el incumplimiento de las decisiones judiciales porque la discusión y confrontación de éstas deben darse a través de los instrumentos que suministra el debido proceso y no en otros escenarios. El acatamiento a la Ley garantiza la supervivencia de la democracia así ésta esté maltrecha.

Los ataques a la independencia judicial se han visto reflejados en campañas de desprestigio, chuzadas a magistrados y jueces entre otros vejámenes, para deslegitimar sus investigaciones y fallos.  La independencia judicial es garantía para proteger a la sociedad de los abusos del poder político, para hacer efectivos los derechos humanos a través de decisiones oportunas de los jueces sin que en las mismas haya presiones indebidas de los poderes públicos o de otros actores poderosos.

 

Visto 359 veces

1 comentario

  • Enlace al Comentario RODRIGO CUELLAR RICCI Viernes, 07 Agosto 2020 04:00 publicado por RODRIGO CUELLAR RICCI

    Muy oportuno análisis, con mucho carácter, sensatez y valor, que difiere a postura de Congresistas y Presidente de la República.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.