Martes, 04 Agosto 2020 05:23 Escrito por WILLIAM CALDERÓN ZULUAGA
Valora este artículo
(0 votos)

La Barca de Calderón: Herencia centenaria

Tuve la infinita oportunidad de conocer y tratar a Don Otto Morales Benítez, cuando hace 15 años lo recogía en compañía de mi esposa  Clarita, para asistir a la grabación del programa La Barbería, que hicimos por el canal de Cable Noticias para YouTube, fueron estas jornadas inolvidables, en donde con todo el desparpajo, Don Otto,  narró  su vida y obra, de cómo enfrentó el tema de la Paz, sus conversaciones con Tiro Fijo y los esfuerzos que realizó en compañía del Aguadeño John Agudelo Ríos, y de su inseparable amigo Belisario Betancur...

El relacionista

Le abrió las puertas en Bogotá, a un innumerable racimo de amigos, convirtiéndose en el Embajador de las buenas causas de la  provincia del Viejo Caldas, como lo describe el polifacético Carlos Arboleda González,   sirvió de ejemplo a los más destacados  ciudadanos de su antiguo departamento, que frecuentaban su oficina en búsqueda  del buen consejo, los recibía a todos, sin importarle su militancia o ideología, siempre con su vestido de paño, regularmente oscuro, sombrero barbisio, gabán y paraguas...su sonora y contagiosa  carcajada como la describe a manera de biografía el hombre de letras, José Luis Piedrahita Pazmiño, en el documento motivo de consulta, que es el que más se aproxima a Don OMB.

Su huella en los hombres de la provincia

Don Otto, el centenario, dejó una huella imborrable, en quienes siempre  lo admiraron, y siguieron su ejemplo  de vida hombres del talante en la provincia, pasaron por su despacho, en su mayoría hombres de provincia, todos ellos terminaron ocupando los altos cargos del Estado, sobresaliendo especialmente en las Cortes y Tribunales como Oscar Salazar Chaves, Humberto de La Calle Lombana, Héctor Marín Naranjo, Fanny González Franco, mártir de la Justicia que dejó una lapidaria proclama antes de su sacrificio por Colombia, en la cruenta toma del Palacio de Justicia a quien admiraba profundamente,  por ser la primera mujer magistrada, la más honesta y vertical, ojala sirva de ejemplo decía Don Otto, Samuel Buitrago Hurtado, Jaime Enrique Saenz Alvarez, Cesar Hoyos Salazar, Luis Eduardo Jaramillo, Julio Cesar Uribe Acosta quien ayer llegó a los 90...Carlos Ramírez Arcila Director de la Revista Jurídica, Fernando Giraldo Jaramillo, Rodrigo Vieira Puerta, Jorge Valencia Arango, William Giraldo Giraldo, Jorge Arango Mejía, Olga Lucia Zuluaga, Rigoberto Echeverri, Javier Díaz Bueno, Alberto Rojas Ríos, Ariel Salazar Ramírez , Gerardo Botero Zuluaga, Silvio Escudero Castro, Augusto Trejos Jaramillo, Álvaro José Trejos , Silvio Fernando Trejos Bueno...como anécdota para resaltar lo visito cada año, para escucharlo el entonces estudiante de Leyes, ahora Magistrado  Germán Darío Goez, quien lo frecuento siempre en compañía de su padre el reconocido periodista Iván Darío Goez y  Don OMB dijo " Usted será un brillante Jurista" y no se equivocó al pronosticar, este joven de origen Riosuceño, brilla con luz propia ahora en El Tribunal de Cali.

Perfil de don Oto

Este 7 de agosto – según Piedrahita Pazmino, fecha patricia por excelencia- se conmemora el centenario de Otto Morales Benítez,  legendario prócer greco-quimbaya,  ensayista de más de ciento veinte tomos, condecorado con plata y oro por todas las academias del mundo, parlamentario, ministro del trabajo que institucionalizó el seguro social para la invalidez, vejez y muerte; y ministro de la inicial reforma agraria, presidenciable, académico de treinta colegios de altos estudios internacionales,  comisionado e investigador de la paz, de la cual dijo que tiene “enemigos agazapados”, ideólogo de Indoamérica pero también de las tres Américas, cercano a los estudios revolucionarios de Vasconcelos, Haya de la Torre, Mariátegui, Leopoldo Zea, Alfonso Reyes, Pedro Henríquez Ureña, Luis Alberto Sánchez, Riva Agüero, Silvio Zabala.

Su hábitat

Profesor y estudiante de siempre, de letras jurídicas y literarias, su hábitat  ha sido la universidad. “Las aulas están hechas no sólo para guardar profesionales sino para permanecer en vigilia continua de la realidad”. El Externado, la Pontificia Bolivariana, la Central, la Nacional, lo han tenido como expositor y como docente actuante y honorario. 

Periodista

No se diga el periodismo que lo tuvo por setenta años hasta lo último, cuando reivindica las doctrinas del liberalismo en el diario “El Mundo” de Medellín. En “El Tiempo” durante décadas  buceó su “Aguja de marear”. Apenas murió Eduardo Santos en 1974,  lo reemplazó en su silla en la Academia Colombiana de Historia. En 1980 accede a la de la Lengua.

Conciencia nacional

En aquellos escenarios es en donde se convirtió  en la  conciencia nacional que traza los rumbos certeros pero también se estremece con los padecimientos y las rupturas de nuestra sociedad convulsa.

Permanentemente ha estado en el imaginario nacional como ideólogo y conductor de la tierra prometida.

Beligerancia partidista

Generacionalmente ingresó a la beligerancia partidista en 1947, con los dos Espinosa Valderrama, con Virgilio Barco, Agudelo Villa, Pardo Parra, Víctor Mosquera, Durán Dussán, Indalecio Liévano, Restrepo Piedrahita, los Arango Jaramillo, Gómez Valderrama, Martínez Vega, Juan José Turbay, escuadrón de necesario relevo de las vacas sagradas que habían fatigado la revolución en marcha en la república liberal.

Visto 281 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.