Sábado, 25 Julio 2020 08:28 Escrito por ARMANDO SAAVEDRA - Exsecretario de Planeación del Huila
Valora este artículo
(0 votos)

La vieja esa

Que es “desafortunado” el comentario del presidente Iván Duque al referirse a la Senadora Aida Avella como “La vieja esa”, claro que lo es, es de lejos irrespetuoso, machista, y poco conciliador. Además del significado de la frase, pero, sobre todo, por quien las dijo, el presidente de la república, de un país en el que casi todos los días asesinan a un líder social, en un país donde en cuarentena se ha multiplicado la violencia de género y la violencia intrafamiliar; que el primer mandatario diga “la vieja esa”, además de desconocer todo el bagaje sindical, social y político - sobreviviente del genocidio del que fue víctima todo un partido político que le aposto a la paz de Colombia-, que es lo que la senadora representa, hace que el “error” sea de enormes proporciones.

Sin embargo, eso no es lo que me preocupa, el partido de gobierno nos tiene acostumbrados a este tipo de frases agresivas y descalificadoras a quien piensa diferente, en contravía a ellos, o peor, a quienes representan un problema social.

Están en la palestra pública y en los medios digitales frases, ya famosas, de la senadora María Fernanda Cabal “estudien vagos”, al referirse a un grupo de estudiantes que protestaban frente al senado; o “ese es otro mito histórico de la narrativa comunista”, desconociendo un hecho histórico como fue la masacre de las bananeras en 1928; peor aún “el terrorismo trasnacional promovido por el foro de Sao Paulo”, donde graduó de guerrilleros a reconocidos youtubers hispanohablantes.

Otra frase famosa que dio la vuelta al mundo, la expresada por la ministra del Interior Alicia Arango: “Aquí mueren más personas por robo de celular que por ser defensores de derechos humanos”, tratando de minimizar el asesinato de los líderes sociales en Colombia.

Finalmente, las frases de la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez, cuando expresa: “Si usted toma más de 500 vasos de agua al día lo más seguro es que se enferme”, frase dicha para defender el uso de glifosato, a pesar de las pruebas del daño ambiental -contaminación de fuentes hídricas entre otros, social -acaba con los cultivos de pan coger y cultivos cercanos a zonas de aspersión- y de salud -aumenta posibilidades de desarrollar diferentes tipos de cáncer-; o cuando dice “también nos duelen los niños de las Farc”, expresada ante el crimen a un hijo de un ex Farc; y las ultimas perlas, “no hay que ser atenidos a ver qué hace el gobierno”, calificando a las personas de escasos recursos que esperan apoyo del gobierno; y, finalmente “A los pobres los sorprendió la pandemia por no ahorrar” sin comentarios.

Ese tipo de salidas en falso, errores no forzados, como dicen en el tenis, como ya dije, no me preocupan tanto, me preocupa otras cosas: Primero, el hecho de que hubiera sido la vicepresidenta, “La vieja esa”, parafraseando al presidente, quien publicó la frase expresada por Duque, pues podría indicar que el equipo cercano está metiendo palos a la rueda del gobierno. No de otra forma se entiende que una mujer que logró sortear todo tipo de obstáculos, su hermano preso en Miami por narcotráfico, la sociedad de su esposo con un narco, temas que aún no están muy claros, vaya a estar cometiendo este tipo de errores. Segundo, haya sido intencionalmente para alborotar el “avispero” mediático, lo cual ya logró, se volvió tendencia, todos los medios de comunicación nacional e internacional lo han comentado, ha habido debates acerca del “nuevo desliz” del Presidente Duque, y, mientras tanto, socarronamente, tramiten temas que a ellos SI importa. Nada mejor que un buen distractor para tramitar algún tipo de Ley poco popular, como reforma tributaria o cualquier otro mico. Como ya he dicho antes, Amanecerá y veremos.

Visto 129 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.