Domingo, 19 Julio 2020 18:53 Escrito por MIGUEL RODRIGUEZ HORTUA
Valora este artículo
(0 votos)

El país en crisis

Desde lo bajo hasta las más altas esferas de la institucionalidad Nacional quienes ostentan cargos por nombramientos y elección popular, en su mayoría utilizan esos importantes espacios pensando única y exclusivamente en su interés personal, poniéndose de espaldas a su propio pueblo que los eligió, y que con el pago de impuestos les sostiene todas sus prebendas.

Hoy más que nunca Colombia requiere de dirigentes y funcionarios con un inmenso carácter humanitario, que se pongan del lado de la inmensa mayoría que reclama: el derecho al trabajo, el derecho a la salud y educación de buena calidad, a la vivienda y a la tierra, a la seguridad alimentaria y en especial el derecho a la vida. La ciudadanía espera de sus dirigentes y funcionarios que antes que aplaudir a quienes promueven y aprueban políticas públicas que solo favorecen minorías avaras, pongan su capacidad en favor de la gente que se debate en medio de la miseria, represión, violencia y miedo.

El Presidente Duque está mal rodeado desde el primer día de su mandato. Todo a falta de un liderazgo ampliamente reconocido que en su campaña presidencial lo hubiera potenciado ante la opinión Nacional y así alejarse de las componendas indecentes para la suma de votos y aceptación de recursos económicos de sucia procedencia. Marta Lucia Ramírez le sumo votos, pero hoy le resta imagen luego que saliera a flote lo de su hermano, implicado en el delito de exportación de heroína a los Estados Unidos y el posible nexo empresarial con un personaje implicado en narcotráfico. Ello sumado a un Ordoñez destituido de la procuraduría general de la Nación por corrupción, nombrado luego como embajador en la OEA, lo de Carrasquilla con los bonos de agua y sus propios escándalos por manejo indebido de dineros públicos, amparado en la emergencia sanitaria.

El fiscal general de la Nación dedicado a perseguir y judicializar a quienes piensan diferente a la extrema derecha a la cual pertenece, protege, defiende y cierra sus ojos y oídos para no ver ni escuchar nada, cuando la prensa independiente destapa sus escándalos de corrupción. Un Fiscal general que causa desde indignación hasta risa. El propio congreso de la republica que en su mayoría actúan con su boca pegada al estómago, olvidando que en sus regiones los campesinos tienen sus vías secundarias y terciarias en total abandono, que su gente sufre la pobreza y desamparo estatal. Hay una crisis  qué más que económica, es una crisis moral.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 221 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.