Domingo, 12 Julio 2020 11:40 Escrito por ARMANDO SAAVEDRA PERDOMO – Exsecretario de Planeación del Huila
Valora este artículo
(0 votos)

¿La humanidad en cuarentena?

Si nos atenemos al diccionario, cuando hablamos de HUMANIDAD, estamos hablando de cualidades y valores exclusivos del ser humano, como altruismo, comprensión, compasión, honestidad, y otros, todos, positivos. Hoy estas palabras determinan una realidad en grave peligro, como consecuencia de la pandemia de Covid 19 o coronavirus, como la conocemos.

Inmersos en una cuarentena, para la cual ninguno estaba preparado, al parecer, ha sacado a flote nuestra falta de Humanidad. Como no estoy de acuerdo en la mala actuación de algunos dirigentes y ciudadanos, he decidido retomar esta columna para denunciar lo que viene sucediendo tanto en el departamento del Huila como en Colombia donde ciertos personajes han sucumbido en momentos de crisis mundial.

Según noticieros, al día de ayer, Mayo 6 de 2020, la violencia contra nuestras mujeres ha aumentado un 163%, así como también las agresiones contra los profesionales de la salud a quienes de día aplaudimos como héroes, para luego amenzarlos de modo particular en sus condominios, supermercados o, negarles la posibilidad de tomar un transporte público. Por otra parte, no se cumple a cabalidad con la cuarentena, las personas más vulnerables hablan de supervivencia, dicen que necesitan salir a buscar que comer, las clases medias piensan que son muy “vivos” y pueden salir de vez en cuando, y la clase alta, porque esa vaina no es para ellos,  ha mostrado que los más ricos del mundo se fueron a sus haciendas, fincas o casas de verano, pero los criollitos colombianos, es decir los de Bogotá, Medellín, etc., se fueron a los pueblos cercanos a veranear escondidos en sus carros oficiales en la mayoría de los casos, llevando consigo el virus que de a poco, va copando el plano de todo el país. ¿Es esto falta de humanidad?

Caso aparte ocupa la corrupción. Si bien, un mal de tiempo atrás, el más grave problema de Colombia y tema a resolver después que se consolidara el proceso de paz; la cuarentena, parece haber incrementado este terrible flagelo, al crecer exponencialmente o al menos visibilizarse en la forma más cruel que pueda mostrar el ser humano: Aprovecharse de los recursos destinados a la alimentación de los más necesitados.

Los entes de control, en menos de dos meses han abierto más de 70 procesos en 17 de los 32 departamentos, y destituido a un gobernador, todos por posible corrupción en época de coronavirus. Los dineros a ser invertidos en la contención del problema, como apoyo para los más vulnerables, o prevenir la crisis económica, se está despilfarrando:  En el ámbito nacional, se habla de otro “agro ingreso seguro” con los créditos de Finagro, ayudas que iban a beneficiar a  pequeños productores, pero se desviaron a las grandes empresas?, o, la flotilla de camionetas que está comprando el gobierno y que tanto mencionan los medios de comunicación?, no se debería invertir ese dinero en más mascarillas, en ventiladores para las Ucis. Terminar Hospitales eternamente inconclusos o sin equipos, o en mercados para los menos favorecidos? ahora bien, qué pasa con nuestros mandatarios locales y regionales malgastando los recursos en compra de mercados con precios inflados?; por qué han decidido comprar a empresas foráneas en lugar de apoyar el comercio local? de dónde salió la necesidad de gastar en publicidad, cartillas o videos?

El sector privado no se queda atrás, las entidades bancarias han aprovechado para incrementar los intereses de sus servicios de la misma forma que las empresas de servicios públicos, que, si bien, se acogen a no cobrar las facturas durante la cuarentena y hasta dan plazos, también aprovecharon la crisis para subir sus tarifas, así quien no da plazo, si al final van a cobrar más y a ganar más.

Esto indica que no solo estamos pasando por un momento crítico de salud y economía, sino de descomposición social; y pregunto: ¿en que está pensando quien viola la cuarentena?, o, ¿el que maltrata a un médico?, ¿el director de finagro?, ¿el ministro?, ¿alcaldes, gobernadores, gerentes de empresas y directores bancarios? ¿Es esto falta de humanidad?, ¿cuándo va a primar el bien común?

Sin embargo, no hay que perder la fe, primero dediquemos nuestros esfuerzos a enfrentar esta larga noche, a triunfar sobre el mal que nos tiene en casa, aislados. La premisa es cuidarnos entre todos para así, salir a trabajar y reconstruir lo que nos deje esta pandemia, o nuestros líderes, tenemos que estar saludables para salir a luchar por salvar a nuestras familias, nuestros campesinos y nuestra economía; pensando con cabeza fría de aquí en adelante en quien debemos confiar nuestros destinos como municipio, como departamento y como país, no podemos seguir equivocándonos, yo tengo fe en que hay buenas personas, y que somo más. Desde ya optemos por creer que la humanidad, es posible, porque yo siempre elijo ser optimista.

Visto 190 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.