Sábado, 04 Julio 2020 18:30 Escrito por ARMANDO SAAVEDRA - Exsecretario de Planeación del Huila
Valora este artículo
(0 votos)

La hora de la innovación II

La semana pasada, invitado por el profesor Carlos Salamanca, del Centro de Emprendimiento e Innovación de la Universidad Surcolombiana, hice parte del jurado que calificó las ideas de emprendimiento finalistas en la sede Neiva, del concurso que organiza dicho centro en las cuatro sedes, Neiva, Pitalito, Garzón y La Plata; en esta ocasión por efectos de la pandemia, de manera virtual. Experiencia muy satisfactoria, pues es un muy buen ejemplo de cómo incentivar la innovación regional.

Fueron 8 las propuestas presentadas, de 76 que se inscribieron, las cuales ya habían surtido todo un proceso de asesoría y preselección en rondas anteriores, y de acuerdo con el profesor Salamanca las dos mejores van a la gran final con las mejores de las diferentes regionales de la Universidad

  1. Sistema integral de transformación de residuos sólidos urbanos, con el uso de una compostera rotativa, que resultó ganador.
  2. IKIGAE-HUILA Productos de alta calidad y diseño para mascotas, ocupo el segundo lugar.
  3. Dispensador de bolsa orgánicas en parques acuáticos.
  4. Verde y Vertical, producción limpia de alimentos.
  5. Asociación de mujeres que luchan por la paz y el emprendimiento.
  6. Transformación de la semilla del maracuyá en aceite esencial para usos cosméticos.
  7. My Smuothies—Neiva.
  8. Connap, proyecto que finalmente no se presentó.

La característica general de los proyectos es que nacen de mentes inquietas, que observan su entorno, identifican problemas ambientales, de producción y necesidad de alimentos, de alimentación sana, sociales y de equidad de género, el amor hacia las mascotas, o, mejorar la productividad regional a través del valor agregado a un producto, y deciden desarrollar una solución. Eso es innovación, y es así como se construyen los grandes emprendimientos.

Todos los proyectos merecen ser felicitados, decirles que no haber pasado a las siguientes fases no es un fracaso, es solamente una etapa más en el proceso de innovación, que retomen sus ideas, revisen en que fallaron y sigan adelante, como en su momento lo hicieran Thomas Alba Édison, Henry Ford o Elon Musk, inventores de la bombilla eléctrica, el automóvil, o los viajes comerciales tripulados al espacio, respectivamente.

A Tomas Alba Edisson, la bombilla eléctrica le funcionó después de mas de 1000 intentos, y cuando le preguntaban por sus mil fracasos respondía: “no fueron mil fracasos, fueron mil ensayos para el éxito”; Henry Ford, pionero de la industria automotriz cuando le preguntaron por qué su automóvil se llamaba el “Ford T”?,  respondía: “Inicie con el “Ford A”, y llegue hasta la versión “T”, que funcionó”; o,  en nuestros tiempos el famoso Elon Musk, creador de Pay Pal, compañía de pagos por internet que lo hizo multimillonario, la vendió y decidió incursionar en la utopía de los viajes comerciales al espacio. Luego de varios “fracasos” de su empresa Space X hoy, es uno de los principales contratistas de la NASA para llevar equipos a los satélites, y sigue trabajando en sus viajes tripulados. ¿Cuál es la característica que une a estos tres innovadores?, nunca pensaron en el fracaso como su punto final, siempre siguieron en su empeño, no se intimidaron con el fracaso, con las burlas de sus contemporáneos, que los tildaban de “locos”, y siguieron sus sueños.

Quiero felicitar a la Universidad Surcolombiana, al Centro de Emprendimiento e Innovación, al profesor Carlos Salamanca y su equipo de trabajo, pues están haciendo la tarea, es así como se empieza a consolidar un ecosistema de innovación. Lo decía Andrés Oppenheimer (2004) “Debemos fomentar la educación para la innovación”, y estos concursos son el semillero donde la innovación en el Huila se debe cultivar.

Finalmente hacer un llamado a la gobernación del Huila, y a las alcaldías, para que apoyen estos procesos, destinen recursos de Ciencia Tecnología e Innovación, para fomentarlos y empezar a solucionar los problemas del departamento; como en su momento, y resultado de un concurso, Charles Lindbergh logró cruzar el océano Atlántico en un vuelo sin escalas, sentando las bases del trasporte aéreo comercial, y ganando el premio Orteig.

 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Visto 283 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.