Miércoles, 24 Junio 2020 19:17 Escrito por DIÓGENES DÍAZ CARABALÍ
Valora este artículo
(0 votos)

El viernes negro sin IVA 

Cuando uno ve información de personas sanas, jóvenes, contagiadas con Covid 19 que pierden la batalla en medio de un aterrador sufrimiento y la impotencia del personal médico y de sus familias, piensa en el riesgo latente de contraer el bicho y la posibilidad inexorable de morir. A ese riesgo fuimos lanzados de manera irresponsable los colombianos el día viernes “negro” sin IVA, una medida irresponsable de un gobierno timorato que pretendió descargar su responsabilidad en una comunidad carente de sentido común y de formación cívica, de la que también el sistema tiene la culpa porque utiliza a la ignorancia como su mejor arma para dominarle.

Sin duda para quienes vimos ese espectáculo, al parecer inofensivo, se nos encendieron las alarmas. Las grandes superficies, los supermercados, como damos en llamarlos, se negaron a tomar las medidas apropiadas para impedir que gran cantidad de personas se aglomeraran en las puertas de ingreso y en su interior por el solo afán de una ficticia rebaja que dejó muchas dudas, porque lo que hicieron fue incrementar los precios y generar ingentes ganancias. Fueron ellos los únicos ganadores, salieron de buena parte de sus existencias en inventarios, de sus baratijas importadas. Los incautos solo adquirieron el riesgo de contagio y nuevas deudas mediante el pago con tarjetas de créditos con altos intereses, olvidaron el trozo de trapo rojo que ondean en las goteras de sus viviendas que significa que carecen de alimentos y productos de primera necesidad.

De esta mutua irresponsabilidad en breve, 14 días para ser más exacto, tendremos noticias. Veremos en los medios de comunicación el alarmante crecimiento el contagio. Sin duda las salas de emergencia de nuestro decaído sistema de salud estarán congestionadas. Muchos, impotentes, lamentaran la muerte de sus seres más cercanos. Es posible que el olor de los cuerpos en putrefacción inunde nuestras calles, acompañado del llanto desesperado de muchas plañideras improvisadas que saldrán con sus lamentos y sus lutos ajustados, olvidados de la baratija taiwanes que compraron aquel viernes negro, cuando el gobierno irresponsable mandó a la gente a que se contagiara con el gancho del día sin IVA.

Otra despelucada: Vienen haciendo  mal ambiente a los senadores y representantes que votaron en contra de la Cadena Perpetua para los violadores de niños. Lo que no saben los incautos y quienes poco se toman el trabajo de leer es que con la reforma aprobada, un violador puede acogerse a cadena perpetua por su voluntad. La “Cáscara está en que acogido el violador, en 25 años que toman en cuenta buen comportamiento, trabajo en prisión y estudio, se le hace una evaluación psicológica, y si tal evaluación es favorable el violador sale en libertad. Quiere decir que el criminal pagaría su delito más o menos con 14 años de prisión, beneficio que la actual legislación no lo cobija pues no contempla rebajas de ningún tipo. Como siempre, las leyes que promueve el Centro Democrático buscan favorecer a algún delincuente de su peculio. Qué cosas vemos por estos tiempos de cuarentena.

Visto 504 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.