Lunes, 22 Junio 2020 00:44 Escrito por MIGUEL RODRIGUEZ HORTUA
Valora este artículo
(0 votos)

¿Por qué tanta pobreza?

 

El Huila es uno de los departamentos que estadísticamente registra los más altos índices de pobreza, siendo un departamento altamente privilegiado por su ubicación geográfica, con cuatro pisos térmicos, con recursos hídricos excepcionales, suelos ricos agronómicamente actos para la diversidad agropecuaria y, lo más importante; con gente en su mayoría decente y laboriosa.

 El Huila es el primer productor de cafés especiales, primero en producción piscícola y gran productor de frutas incluida nuestra fruta autóctona la cholupa. Y qué decir de nuestros lugares turísticos: parque arqueológico de San Agustín declarado por la Unesco patrimonio de la humanidad. Desierto de la Tatacoa uno de los escenarios  naturales más atractivos de Colombia. Cueva de los guacharos con una exuberante riqueza ecológica y paisajista, que se ha convertido en atractivo para la investigación científica. Cada uno de los 37 municipios del Huila, tiene su propio potencial: agronómico, hídrico, turístico y humano.

 Entonces como hallar las razones para hoy figurar entre los 4 departamentos más pobres, compitiendo con la Guajira, Cauca y Chocó, siendo nuestro departamento uno de los primeros 4 del País en recibir mayores recursos de regalías en los últimos 30 años. Entonces: ¿Será que nos hace falta ese sentido de la asociatividad empresarial? ¿Nos han educado para ser empleados a riesgo de ser desempleados para vivir en la pobreza antes que ser emprendedores e independientes? ¿Será que le tenemos miedo a la innovación y al cambio? ¿Será que siempre elegimos a los peores? ¿O será cierto lo de las 4 familias que han capturado la política en el Huila para el enriquecimiento personal?

 Para colmo de males con un Presidente que ofrece mucho para los pobres, pero que todo se lo da a los ricos del sector financiero, a las grandes plataformas comerciales y a las EPS. Con una justicia de bolsillo de las élites corruptas persiguiendo a los más débiles y contradictores del sistema. Con unos tratados de libre comercio (TLC) convertidos en azote de nuestros campesinos, sumiéndolos en el desconcierto a falta de medios económicos y técnicos para ser competitivos en los mercados nacionales.

 El Huila hace parte de esa sociedad colombiana secuestrada por la pobreza, el miedo e ignorancia. Con un sistema electoral al servicio de un poder hegemónico, nepotista y salvaje; el que difícilmente nos permite ver muy pronto la luz al final del túnel. Algo más grave nos está ocurriendo; tenemos  una cantidad de idiotas que les gusta comer mierda y luego repetir.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 515 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.