Domingo, 07 Junio 2020 14:27 Escrito por MIGUEL RODRIGUEZ HORTUA
Valora este artículo
(1 Voto)

De regreso a la vida

 

El 24 de marzo de 2020 será en adelante una fecha de ingrata recordación, porque en ella se inicia la peor tragedia humana, jamás antes acontecida en nuestro país. Ha significado para la generación actual el peor desastre cultural, económico y social.

Cambiar de la noche a la mañana nuestra dinámica, sin tener un plan de contingencia estructurado que permitiera asegurar no solamente la parte física de las personas, sino su estabilidad económica a través de los diversos medios de producción empresarial, ha sido un grave error del Gobierno Nacional al no planear y prever las consecuencias desastrosas en nuestro sistema productivo, que hoy después de dos meses de inactividad industrial y comercial en sectores de mayor influencia en generación de empleo y rotación monetaria, en su mayoría se están declarando en total quiebra, elevando el desempleo y la pobreza a los índices más altos, jamás vistos.

Someter a personas al encierro y aislamiento social sin ninguna garantía de seguridad alimentaria, sin tener plenamente identificadas las familias en estado de vulnerabilidad; fue otro grave error del Gobierno colombiano en cabeza del Presidente Duque, que ha dejado como resultado entregarle ayudas a quienes no las necesitan y negárselas a quienes en realidad sí las requieren. Los decretos de emergencia sanitaria abrieron una inmensa compuerta a la corrupción estatal, en donde mientras una gran mayoría sufre, unos pocos celebran en medio de la impunidad, el derroche del erario público. Ello refleja su inexperiencia y la incapacidad de sus asesores. 

El gobierno nacional mediante decreto 749 del 28 de mayo de 2020, prolonga la cuarentena por 30 días más, en la que se mantienen medidas de bioseguridad en los protocolos de salud e incluye la reactivación de unos sectores de nuestra economía. Estas medidas emitidas desde el alto Gobierno han sido recibidas con buen gusto por quienes se benefician de ellas y de injustas por los sectores empresariales que fueron excluidos de ese beneficio. 

La reapertura de la actividad empresarial en las áreas de la construcción y del sector manufacturero, ha empezado a cambiar la vida en nuestra sociedad colombiana. Ha significado el reencuentro de empresarios con los trabajadores y clientes, y el reinicio de labores de otros sectores de nuestra economía. No es ningún regalo que se nos está haciendo, es devolvernos un pedazo de lo nuestro.

El reintegro en parte a nuestra cotidianidad diaria, es algo así; como regresar de la muerte a la vida.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 245 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.