Lunes, 01 Junio 2020 22:57 Escrito por MANUEL SALVADOR MOLINA,Ex Personero Municipal de Timaná, Huila Ex Consejero Departamental de Paz del Huila
Valora este artículo
(0 votos)

Administración, control político y redes sociales

“Hay momentos en la vida de todo político en que lo mejor que puede hacer es no despegar los labios.” (Abraham Lincoln, Presidente de los Estados Unidos)

La administración pública busca un sólo objetivo: la organización y la actividad del Estado, y la inspira un sólo pensamiento: el servicio a los gobernados. Altísima misión que requiere para su materialización del trabajo mancomunado y del compromiso de todos los servidores y funcionarios públicos.

De ahí, que la Constitución Política precisa que “Las autoridades administrativas deben coordinar sus actuaciones para el adecuado cumplimiento de los fines del Estado…”  

Queda así esclarecido, que este es el espíritu que debe regir la administración del Estado: espíritu de coordinación y colaboración.

Por eso, es tan trascendental que los gobernantes sean los primeros a ser llamados a ser ejemplo de concordia, y que su relación con otros gobernantes y funcionarios no se levante sobre dolorosos conflictos.

Claro, diferencias conceptuales y de criterios tienen que presentarse siempre. Inclusive, que son necesarias para la configuración de una sociedad justa y democrática; que, obviamente, debe fundarse en la existencia obligada de la diferencia entre unos y otros, por supuesto, dentro del mayor respeto, por cuanto que sin respeto por el derecho ajeno a pensar y a actuar libremente no es dable la coexistencia pacífica y la prosperidad de los pueblos.

Lamentablemente, en las sociedades en desarrollo político, por lo general, imperan los celos, los egos, los intereses, los delirios de grandeza y la sed desmedida de poder.

Más aún, ahora que los Pueblos, para su desarrollo y bienestar, reclaman liderazgos democráticos y humanistas; enmarcados en la Justicia y el buen manejo de los recursos públicos, en un medio social y político tan polarizado.

Y, en efecto, que se espera un control político independiente, aferrado a la Ley, e identificado, exclusivamente, con las comunidades.

De lo contrario, continuaremos ante el triste y dantesco espectáculo de escuchar los ataques entre servidores públicos en las redes sociales, en sustitución grotesca e inadmisible de los conductos regulares administrativos y judiciales que la legislación destina para resolver tales situaciones. Y, en perjuicio de la buena imagen de los  Municipios.

Visto 475 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.