Martes, 26 Mayo 2020 00:19 Escrito por LIBARDO GOMEZ SANCHEZ
Valora este artículo
(0 votos)

Las genialidades del alcalde de Neiva

Parejas bailando a dos metros insiste el periodista de Blu radio, puede ser a metro y medio corrige Gorky, ratificando la genialidad que se le ocurrió con el noble propósito de reactivar la economía y reducir el estrés, así sea con la esposa, aclara el burgomaestre para que no quede duda de su originalidad.

Sainetes locales en tiempos de pandemia que con mala leche viralizan en las redes.

Así mismo, danzan a pocos metros los cafeteros tratando de recoger la cosecha, con nuevos costos: tapabocas, gel desinfectante, trajes de seguridad, dormitorios semi ocupados para evitar el confinamiento y otros aditamentos que se requieren para reducir el riesgo de contagio. Entretanto la Federación de Cafeteros, exhibe el protocolo e impávida como si a sus agremiados nada los estuviera agobiando.

 A otros por supuesto les va peor, pierden sus cosechas por la reducción de los consumos que ocasiona la parálisis de restaurantes, cafeterías y servicios de comida, agravado por la pérdida de ingreso que obliga a la población a comprar menos; se suma la dificultad en el transporte ocasionado por el temor de los conductores al contagio y las restricciones de movilidad; unas decretadas por las autoridades, otras iniciativa de comunidades que huérfanas de cualquier atención  del Estado han decidido protegerse así mismas impidiendo el paso de cualquier foráneo; o el precio, son factores que se agrupan y obstruyen el flujo normal de las cadenas de alimentos.

Frente a esto no para el anuncio de decretos, proliferan a una velocidad inusitada, uno de ellos la reducción del impuesto para importar con arancel cero; mientras tanto la producción de alimentos se pierde en los campos, arruina a los agricultores y paradójicamente, al mismo tiempo, comunidades enteras sufren con desespero el flagelo del hambre; se anuncian compras públicas que nunca se materializan y que, de darse, contribuirían a resolver el problema. Tal vez convendría un decreto nombrando un presidente ad hoc, como abundan de ministros impedidos, uno que tome las decisiones que se requieren para atender las crecientes necesidades de la población indefensa, ya que el presidente en propiedad solo se interesa en los bancos.

Para no quedarnos en la crítica, que nos califiquen de atenidos  y actuar propositivamente, sugerimos: con presidente y alcalde elaborar un cóctel para San Pedro que llamaríamos Frenesí naranja, mezclar el apuro de Gorky y la ficción de país feliz de Duque, beberlo a riesgo de intoxicarnos y resolver de una vez por todas la contingencia del coronavirus, claro, al son de un currulao a dos metros de distancia, la música que le suena a la administración municipal desde el Charco - Nariño, en donde encuentra los contratistas con los timbales que no ubica en la región.

Visto 366 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.