Martes, 29 Mayo 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Duque y Petro se la juegan al máximo por lograr respaldos de fuerzas políticas que no consiguieron pasar a segunda vuelta. Para la suma que se realizará después de las 4 de la tarde del 17 de junio, todos los apoyos son importantes. Solo que el más codiciado es el caudal electoral de Sergio Fajardo, pero el más impredecible por ser de opinión, difícilmente endosable.

Una vez se consoliden las alianzas, los 2 candidatos junto con sus equipos de campaña se dedicarán a ajustar las tuercas de su propuesta política y estrategias de trabajo. Luego vendrán más debates, nuevas giras y más polarización. La gran prensa, en manos del gran capital, seguirá cumpliendo con su función de ensalzar a Duque y de satanizar a Petro. El candidato de la derecha, recién desempacado de la casa uribista se mueve con gran comodidad con base a la diferencia obtenida en el primer tiempo de la contienda política presidencial.

Aún no se ha escrito la última frase que dé cuenta quien es el ganador, y en dos semanas y media pueden ocurrir muchas cosas. Habrá una gran dinámica nacional. Debates entre los 2 candidatos, entrevistas y discursos en plaza pública y recintos cerrados. Guerra de memes, noticias falsas y ciertas coparán la mayor atención en las redes sociales. Lo cierto es que los candidatos trabajarán sin descanso pues se trata nada menos que de ganar la presidencia de Colombia.

Iván Duque candidato de la extrema derecha guiado desde los cuarteles del uribismo seguirá repitiendo la frase del castrochavismo y de ser él, el salvador de Colombia, que la libraría de convertirse en otra Venezuela. Estrategia que infunde miedo en los ingenuos que son muchos; para luego vender la idea de liberar a la gran empresa de impuestos e incluso subsidiarla como ya ocurrió en el gobierno de su mentor Alvaro Uribe. Para Duque su principal obsesión, de llegar a ser presidente, es modificar los acuerdos de paz, para empujar a las farc, hoy desmovilizadas a la retoma del camino insurgente, para luego combatirlas militarmente.

Gustavo Petro un político de centro izquierda no la tiene fácil, pero tampoco imposible, dada la amplia diferencia que marcó la primera vuelta. Petro tiene a su favor su gran capacidad de debate, su oratoria y conocimiento de los graves problemas que aquejan al país, pero también de sus enormes potencialidades de las que goza. Las cartas están sobre la mesa.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 376 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.