Domingo, 27 Mayo 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

En diferentes eventos en los que se refieren a la vocación económica del Huila, es un lugar común escuchar: “es un departamento agrario”, sin entrar en el detalle del papel que jugamos en la logística de distribución de mercancías y capitales, legales e ilegales en el sur occidente del país, encontramos en un resumen elaborado por el Doctor en Biología: Mario Sánchez en relación con la problemática ambiental del Huila, información que destaca la enorme riqueza florística y faunística de la región; dispone el Departamento al menos la mitad de las zonas de vida que se conocen en Colombia, microclimas determinados por rangos de temperatura y variación de lluvias originados en el relieve que va desde los valles de los ríos, en especial del Magdalena, hasta las cumbres del nevado del Huila y una variada disposición de regímenes de vientos, factores potencializados por la gama de suelos que de naturaleza  volcánica en la cordillera central, confluye con la oriental que presenta acumulación de materiales transportados desde las laderas, terrenos con pobre fertilidad, pero sobre las que señala, se han desarrollado comunidades biológicas de gran biodiversidad.

La ubicación al norte de la línea ecuatorial de los 20.000 km2 que conforman al Huila, le concede elevados registros de radiación solar y altas temperaturas, atenuados por las altas cumbres que interfieren reduciendo su incidencia y limitando su capacidad de producción de energía, en su lugar la riqueza hídrica a proporcionado un enorme caudal, lamentablemente entregado al capital extranjero.

El juicioso estudio de la utilidad de los miles de especies vegetales con que nos doto la naturaleza, con seguridad ofrecería materia prima para muy diversos procesos industriales en sustancias medicinales, colorantes, saborizantes, base para repelentes, protectores, todas características apropiadas para emplear en múltiples industrias: farmacéutica, de alimentos, perfumes, insecticidas, herbicidas, pinturas, pegantes y otra serie de propiedades que se desprenden del lenguaje bioquímico o informática de los ecosistemas, como lo catalogara de manera magistral el doctor Hernando Patiño en su texto Ecología y Sociedad.

Al contrario de la equivocada percepción de los ecologistas a ultranza, el medio ambiente no se protege manteniendo intocable la naturaleza, solo es posible con economías avanzadas en las que la abundancia de recursos económicos y conocimiento, permite las inversiones y los manejos que la regeneran, porque el universo es infinito, pero vive en continua transformación, no se mantiene intacto.

Si no comprendemos que nuestra riqueza está ahí, sumado a la capacidad de trabajo de nuestras gentes  y no solo en hidrocarburos y minerales no lograremos romper el duro círculo de la pobreza.  

Visto 322 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.