Lunes, 30 Marzo 2020 16:39 Escrito por LIBARDO GÓMEZ SÁNCHEZ
Valora este artículo
(1 Voto)

Proteger a los más débiles

 

“Aunque todos los gérmenes de la naturaleza se mezclen y confundan hasta saciar el caos, yo quiero una respuesta a todas mis preguntas” Así conjuraba Macbeth a las brujas que habían revelado su futuro, en un intento por obtener respuestas a la incertidumbre de un reino anegado en sangre.

A diferencia del personaje de Shakespeare, no requerimos de pitonisas para imaginarnos que le depara a quienes viven al día: vendedores ambulantes con sus carritos acuartelados porque no hay a quien venderle en la calle; el que tiene un pequeño negocio de comercio o servicios y que ha debido cerrar por efecto de las medidas de cuarentena; al que ayer tenía empleo y fue despedido;  el albañil; al trabajador a destajo o por contrato, incluidos los del sector salud; el que vive de un taller de arreglar cualquier cosa; al pequeño productor de café, que paradójicamente la crisis le mejora el precio, por la disparada del dólar, de un grano que no tiene como vender o como recolectar;  a todos los aqueja la imposibilidad de obtener ingresos, pero a la mayoría los sepulta la deuda con el banco, el gota a gota, los proveedores, la tarjeta de crédito o del supermercado y el pago de servicios públicos, internet, tv y telefonía. Si el gobierno no toma la decisión de destinar recursos para resolver la angustia de miles de familias inmersas en las circunstancias descritas, las consecuencias son imprevisibles, porque tendrán que salir a buscar solución con métodos que afectaran aún más la economía y lo que es más grave, la solución a la salud que exige el aislamiento social como una de las condiciones para frenar el contagio.

Desafortunadamente el gobierno persiste en salvar a los que todo lo tienen, a los banqueros especialmente, asegura recursos que debería girar a las regiones, para fondear a las entidades financieras, de tal forma, que sigan prestando y continúen enriqueciéndose; para el colmo con la complacencia del jefe de la Colombia Humana.

No tenemos duda, al final lograremos sortear las dificultades, por la entereza de los trabajadores de la salud, la generosidad y la solidaridad de las gentes del común, de los productores del agro, de todos aquellos a los que verdaderamente les duele la patria; incluso el apoyo fraterno de otras naciones.

A los Macbeth que nos mal gobiernan y a sus socios, les recordamos las palabras de Macduff a Malcolm: “es la falta de freno de nuestros apetitos la dura tiranía de la naturaleza”, podríamos agregarle, “y la revancha de los pueblos”.

Le puede interesar

Visto 782 veces

1 comentario

  • Enlace al Comentario Armando Lievano Quintero Lunes, 30 Marzo 2020 22:35 publicado por Armando Lievano Quintero

    Será que está Pandemia q afecta la economía, la política y las sociedades no han despertado la conciencia política de los Colombianos para q d verdad podamos encaminar las mejores salidas en búsqueda de un mejor país.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.