Jueves, 10 Mayo 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

“El turismo se quedó sin vías”. Fue  lo que me dijeron  varios  amigos de San Agustín, uno de ellos  vinculado a la hotelería, cuando me llamaron en estos días para  hablarme de los efectos negativos que  se han empezado a sentir en la  Capital Arqueológica como consecuencia del problema vial de Pericongo, pues las   agencias de viajes y  conocedores de los riesgos que implica  el paso por  ese lugar,   están advirtiendo a los visitantes  sobre lo que les podría suceder, máxime  cuando  los geólogos   han encontrado graves riesgos  de rotura y desplazamiento de las rocas hacia la vía.

Es, hay que reconocerlo, un gran paso el que dio la  gobernación del Huila al invertir en el mejoramiento de  la vía alterna  por El Naranjal, así como  la declaración de calamidad  pública, pero la solución de corto plazo y definitiva está   lejos  de ser una  realidad. Mientras tanto, me pregunto, ¿qué  va a pasar  con el turismo y la industria hotelera de San Agustín y Pitalito que  constituyen un soporte fundamental de  esta actividad  económica,  que  genera muchos empleos y formas de vida a varios miles  de personas en toda la región del sur del Huila?. La productividad  regional y el PBI se  vendría  abajo,  ya que el  turismo genera un alto  consumo de productos locales  que se producen y comercializan en la región, empezando por el café, las frutas y las artesanías que salen para  todo el país y se  exportan.

Los  efectos negativos para el turismo no  serían exclusivos  para el sur, sino  para todo el Huila, cuya  productividad decaería, si se tiene en cuenta que en el año pasado se superó la cifra de 100.000 turistas que visitaron el parque Arqueológico de San Agustín y, por  consiguiente, si se produce    disminución  de visitantes, se afectaría  la demanda de bienes  y servicios  de todo el  Huila. Además,  no se puede olvidar que  el turismo extranjero al país   viene  creciendo  cerca del 10% anual de lo cual se viene  beneficiando    la región  arqueológica. Los  extranjeros    dejarían de hacerlo ante las advertencias de las agencias de viaje sobre los  riesgos  del paso por Pericongo y el incremento del tiempo de recorrido.

Tremendo reto tienen entonces las  autoridades del  Estado. Gobernación  del Huila,  congresistas y las  organizaciones  civiles. La apuesta turística de la Agenda Interna demanda  prioridades en las decisiones gubernamentales. ¿Por qué  no se ha  investigado construir  una  nueva  vía siguiendo el antiguo  camino de herradura entre Altamira, Naranjal y Cicana?, es la pregunta que muchos nos  hacemos como solución definitiva. Por ese  camino se movilizaron los  conquistadores y los colombianos durante  cuatro siglos. 

Visto 414 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.