Domingo, 29 Abril 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Apenas han transcurrido diez  años desde que el gobierno decidió intervenir la pirámide de DMG y sus copias, que se apropiaron del ahorro de miles de ingenuos e improvisados inversionistas, tal parece que la gente no aprende la lección; si los datos de las encuestas coinciden con el resultado electoral el próximo 27 de mayo, no tendremos más remedio que aceptar que los colombianos estamos acostumbrados a   ignorar el sabio adagio que reza: “de eso tan bueno no dan tanto”. Las elecciones presidenciales se convertirían en la Pirámide de mayores proporciones en mucho tiempo.

Los candidatos del establecimiento, en especial, Duque y Vargas Lleras prometen que arreglarán el país  ahora sí, lo que en ocho años cada uno, no hicieron Uribe ni Santos y para eso mantienen el modelo de Libre Comercio; prebendas para el capital extranjero, en grado sumo si es explotando nuestros recursos naturales; concesiones del territorio a granel; subasta a menos precio de las pocas empresas del Estado que aún nos quedan; salud y educación de pacotilla; subsidios mientras el desfalcado erario lo permita y garrote si alguien se atreve a reclamar.

Pero por otro lado, el candidato de la Colombia Humana que se presenta como el cambio que tanto esperan los atribulados ciudadanos de las ciudades y el campo, ofrece sin sonrojarse: educación gratuita, paneles solares en todas las casas, generación de energía sin consecuencias ambientales y hasta propuso comprar los ingenios azucareros en problemas de Ardila Lule, ahora apretado por las importaciones de edulcorantes, etanol , sanciones de las superindustria y comercio y campañas mundiales contra el consumo de azúcar; así hasta el magnate de las gaseosas podría pensar en darle el voto; sin embargo los recursos económicos que se requieren para poder cumplir con estos ofrecimientos no los tiene la hacienda pública  quebrada; Chavez lo pudo hacer en Venezuela mientras tubo precio del petróleo por las nubes, pero cuando le correspondió a Maduro administrar sin esa bonanza todo se vino al suelo.

Contrasta con el programa de Fajardo que plantea incrementar el presupuesto de educación con lo que se le quite a la corrupción; revisión de los compromisos de los TLC para medir sus impactos; energía incluso con petróleo mientras se avanza en las alternativas; trato diferencial a la pequeña y mediana empresa  del campo y la ciudad; control a los monopolios; educación y ciencia como ejes del desarrollo, en un proyecto de largo alcance para transformar esta nación.

Visto 343 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.