Lunes, 23 Abril 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Además de la guerra sucia electoral que agrede cada vez más contra los movimientos alternativos,
no confiarse del boom electoral juvenil y de supuestos líderes de izquierda que después de recibir migajas de la derecha ahora aparecen como "personalidades democráticas" "apoyando" a la Colombia Humana.

Sucedió en el pasado con Antanas Mockus cuando encabezaba encuestas contra Santos. Invadieron las redes sociales beligerantes, con un entusiasmo desmesurado. El día de las elecciones la mayoria no fue a votar. Pensaban que con el apoyo virtual se había ganado.

Con los supuestos desencantados de la Izquierda hay que ser muy cuidadosos. Se presentan como si arrastraran miles de votos.

Ellos van por lo que alguna vez expresó Fals Borda: puestos y plata.

No olvidar que el neoliberalismo modernizó el clientelismo con el marketing electoral. Las elecciones son un mercado de costo beneficio. Se invierte poco (compra de votos) y se logra mayor rentabilidad (coimas por contratos o cohecho, caso Odebrecht).

Extractivismo minero energético, corrupción, judicializaciones y asesinatos de lideres sociales están asociados.

PUBLICIDAD

Visto 352 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.