Domingo, 22 Abril 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Los debates de los candidatos a la presidencia copan buena parte de la atención pública, sin embargo, las limitaciones de tiempo, los formatos, el tipo de preguntas y el condicionamiento de los temas, así como las acusaciones válidas o infundadas, reducen la posibilidad de conocer exactamente qué país es el que pretenden construir con los programas que inscribieron para postularse; salvo registrar el dominio y conocimiento de algunos temas, la polémica permite lucirse al que tiene facilidad de expresión, dominio de cámaras, sin que podamos enterarnos a cabalidad de las implicaciones de sus propuestas, esto solo es posible estudiando con rigor sus programas.

Su lectura permite aclarar que el único candidato comprometido con modificar el modelo económico y social, que nos ha gobernado durante las últimas tres décadas es Sergio Fajardo, incluye la renegociación de los Tratados de Libre Comercio, mientras los demás insisten en pretender avanzar en los condicionamientos de estos acuerdos, que han socavado al agro y a la precaria industria nacional, aseguran el perverso sistema de salud y educación y son normas supraconstitucionales porque rebasan las leyes internas protegiendo el interés foráneo y afectando el propio.

Duque y Lleras no ocultan su propósito de continuar con el modelo,  insisten en el saqueo de los recursos energéticos; persisten en la fallida tesis del desarrollo con capital extranjero, asegurándole enormes beneficios que afectan los nuestros; entregando el mercado interno a las importaciones que paga trabajo foráneo y reduce opciones de empleo a los colombianos. La Colombia Humana reduce su propuesta a crear un impuesto ambiental, con el que supuestamente contrarresta los efectos de los Tratados, como si estos solo se refirieran a aranceles, obviando sus alcances en propiedad intelectual, protección a la inversión, compras al sector público, trato de nación más favorecida y trato nacional a extranjeros entre otras. En lo relativo al agro incluye solo la variable tierra y crédito cuando tecnología, los costos de producción, la seguridad del mercado y precio se convirtieron en componentes vitales en su viabilidad, los paros agrarios desde los noventa confirman esta realidad; la propuesta de los aguacates es la teoría de dedicarnos a cultivar tropicales renunciando a producir la dieta básica: trigo, maíz, arroz y oleaginosas, tal como lo conciben las multinacionales que dominan los mercados; la liquidación de la Federación de Cafeteros amenaza la garantía de compra para los caficultores, coincide con el precepto neoliberal de socavar la institucionalidad y reducir el estado para facilitarle la labor al gran capital. Si queremos cambios de verdad con Fajardo se puede.

Visto 350 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.