Domingo, 22 Abril 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

La superpoblación, la producción e industrialización, el uso masivo de químicos, combustibles fósiles y la tala indiscriminada de bosques acelera el cambio climático. Ello hace que se unan distintas fuerzas en todo el mundo para trabajar en la defensa de nuestra propia vida, pues todo lo que necesitamos los humanos para sobrevivir, proviene de la naturaleza. ¿Cómo utilizar estos recursos para no autodestruirnos? Es la gran discusión mundial.

En el mundo para mal nuestro, hay fuerzas muy poderosas que les importa más el negocio minero energético por sus grandes rentas económicas, que la propia vida en la tierra. Mientras gran parte de los líderes ambientalistas se encuentran en foros internacionales para discutir sobre el acelerado cambio climático que nos está conduciendo al calentamiento global acelerado, en donde la vida, empezando por la especie humana, está en grave peligro; en otros lugares del planeta las transnacionales se asocian para construir represas, explotar petróleo por el método fracking, explotar grandes yacimientos de carbón y otros recursos mineros que están acabando con acuíferos, quebradas, ríos y fauna silvestre. Con la vida en la tierra.

El negocio de explotar petróleo y otros minerales puede ser muy rentable para unos pocos, pero de nada le servirá a estos grandes capitalistas amasar tanta riqueza, sí el futuro de sus propios hijos y nietos es totalmente incierto. En Colombia, en los departamentos y municipios en los que más se ha explotado petróleo, carbón, oro y otros minerales, es donde más está concentrada la pobreza. El Huila no se queda atrás en esta sombría estadística.

PUBLICIDAD

¿Para que el dinero en un planeta invivible contaminado por el monóxido de carbono (co) que se genera a partir de los combustibles fósiles, carbón, chimeneas de la industria que no utiliza debidamente los protocolos ambientales? ¿Para que un mundo en donde unos pocos negocian con la vida? ¿Para que un país con tanta desigualdad social, sí su presidente es un títere del gran capital? 

Aunque Compartimos todo lo que la tierra nos regala con las demás especies del reino animal y vegetal, nos negamos a respetar esos otros ciclos de vida. Hagamos algo antes que sea tarde. Aún estamos a tiempo de lograr un cambio de actitud. Colombia necesita de muchas manos amigas, entre ellas: la suya y la mía.

Hagamos una reflexión: ¿La tierra necesita del hombre?  ¿O el hombre necesita de la tierra? ¡Es hora de elegir un buen Presidente!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 330 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.