Miércoles, 11 Abril 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

El Quimbo a los huilenses nos causó una gran tragedia social y ambiental. De poco o nada sirvieron las advertencias y reclamaciones realizadas por las organizaciones de ambientalistas, periodistas, columnistas, impactados directos e indirectos, más las protestas encabezadas por estudiantes de universidades y colegios; Uribe Presidente de la época llegó al Huila y desde el municipio de La Plata sentenció: “el Quimbo se hace o se hace” y el Quimbo se construyó por encima de las razones de la gente.

Cuando aún el pueblo huilense y en especial nuestra zona centro no se ha podido reponer de las grandes afectaciones sociales y ambientales causadas por el Quimbo, persiste la amenaza de construcción de otras represas en el Huila especialmente en la parte alta de nuestro río Magdalena.

La segunda amenaza es: el regreso de las compañías multinacionales petroleras que ya anuncian la extracción de petróleo en 12 municipios de nuestro departamento. Lo más grave de esta actividad es la utilización del método fracking rechazado en el mundo entero por las grandes afectaciones que sufren los acuíferos, especies acuáticas y los propios seres humanos al arrebatarle su principal fuente de vida, el agua; pues el fracking según los expertos consiste en fracturamiento hidráulico y que obliga a la utilización de grandes cantidades de agua. Se estima que para extraer un barril de petróleo se requiere inyectar 10 mil pies cúbicos de agua que luego sale a la superficie y regresa a los ríos contaminada por químicos que son utilizados durante el proceso.

La tercera amenaza es: la explotación de oro, pues no es un secreto para los huilenses, que en nuestro territorio existen grandes vetas de oro como: la del río Páez, río la plata, río negro y en otros lugares como la Argentina, Saladoblanco y Neiva en el río las ceibas. Lo grave de esta actividad minera es la contaminación que sufren nuestros afluentes hídricos por efecto de la utilización de mercurio y cianuro, para su extracción.

Ante estas 3 grandes amenazas contra nuestra integridad, ante el silencio de nuestra dirigencia política y la complicidad de las autoridades ambientales prestas a congraciarse con las multinacionales, solamente nos queda a los huilenses promover la consulta popular, establecida en nuestra constitución política colombiana como mecanismo de participación ciudadana, y en la declaratoria universal de los derechos humanos, sobre la autodeterminación de los pueblos.

¡O defendemos el territorio, o nos jodemos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Visto 532 veces

1 comentario

  • Enlace al Comentario Luis Jueves, 12 Abril 2018 02:44 publicado por Luis

    Buenisimo y cierto articulo sobre lo que nos espera.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.