Martes, 21 Enero 2020 07:51 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La PTAR el gran reto del alcalde de Neiva

 


Escribe Gabriel Calderón Molina

 

Nadie duda que el mayor reto del actual alcalde de Neiva es la construcción y puesta en servicio la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), aunque a muchos les parece que Gorki Muñoz le está huyendo a este compromiso cuya realización requiere jugársela toda. Por eso es bueno que el Alcalde y su equipo de gobierno no olviden que el río Magdalena no puede seguir siendo la cloaca de Neiva ni de ninguno de los municipios de este departamento.


La descontaminación del río Magdalena a pasado a ser unas de las prioridades ambientales del país. Pero mientras que a lo largo de su recorrido ya son numerosas las ciudades que las han puesto en funcionamiento, Neiva ha fracasado en su intento desde hace por lo menos 16 años con estudios y diseños en los cuales se han invertido miles de millones de pesos y hasta ahora nada. Esta Administración Municipal no puede pasar por alto el compromiso de construir, poner en funcionamiento la PTAR e implementar la tarifa que la haga sostenible económicamente. Más aún cuando el río Magdalena hace pocas semanas, por sentencia judicial fue declarado Sujeto de Derechos. O sea que con esta característica jurídica, bastaría con un fallo favorable de una acción de tutela, que puede interponer cualquier ciudadano, para colocar contra las cuerdas al gobierno municipal.


La condición de Sujeto de Derechos, tal como aparece en la sentencia del Juzgado Penal del Circuito con funciones de conocimiento de Neiva del pasado mes de octubre, al río Magdalena y sus afluentes les asiste el derecho a la protección, conservación, no contaminación, mantenimiento y restauración a cargo del Estado Colombiano, Enel-Engesa y la comunidad. En consecuencia, al municipio de Neiva le corresponde, en este caso, detener la contaminación del río por las aguas residuales que vienen degradando sus aguas y trayendo grandes daños a las diferentes formas de la vida acuática existentes en curso hacia la costa Caribe.


El Alcalde Gorky Muñoz no puede sacarle el bulto a esta obligación, como tampoco los demás alcaldes del Huila cuyos municipios son bañados por el Magdalena o sus afluentes, incluidos los de Tierradentro, Cauca, a través del río Páez. Además de ser una obligación sustentada en una sentencia judicial, es una obligación moral preservar la calidad de las aguas de nuestros ríos. Este es un reto con cuyo resultado muchos ciudadanos calificaremos la gestión del nuevo alcalde de Neiva.

Visto 1057 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.