Miércoles, 04 Abril 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Lo ocurrido con el caricaturista “Matador” es sistemático en el Centro Democrático. Muchos personajes, ocultos tras las redes sociales, amenazan a quienes de alguna manera hemos manifestado desacuerdo con su mentor, con los planteamientos, con sus programas. Ya “Popeye”, por las redes sociales, hacía una convocatoria pública, con recompensa y todo, para que mataran al candidato presidencial Gustavo Petro y no ha sucedido nada desde la justicia. La justicia no se ha dado por enterada. Con “Matador”, por la solidaridad de la prensa, debido a múltiples manifestaciones de rechazo desde los diferente medios y personalidades, el mismo candidato del CD salió a disculparse y a descalificar la amenaza, se espera que la justicia de una sanción ejemplarizante a quien desde las redes sociales amenaza de muerte al comunicador, al humorista, al ciudadano.

En particular, he sufrido esas manifestaciones amenazantes por parte de miembros del CD. Un señor apellidado Bermeo, por una publicación en redes y artículos de prensa publicados en medios, escribía en mi muro mensajes amenazantes, discriminatorios, racistas, con insultantes por pertenecer, según él, a organizaciones comunistas, y diferentes al CD, agregando trato de ignorante, limosnero, hambriento, zarrapastroso, y otros tantos apelativos, para terminar afirmando que personas como yo deberían ser eliminados u obligados a marcharse a Cuba o Venezuela. Tales mensajes fueron puestos en conocimiento de la policía a través de su página virtual, pero, hasta ahora, no he visto ningún resultado con miras a sancionar a dicho señor. Desde luego, el señor Bermeo, de mi parte, como única defensa, fue bloqueado, como medida para no leer sus insultos y amenazas.

Es que muchos de los uribistas, con el perdón de los honestos porque los hay, se creen con el sacrosanto poder de violentar a los demás. Bien han aprendido de su jefe: ellos son quienes justifican las chuzadas a los magistrados con el argumento de que allí había algo podrido; justifican los “Falsos Positivos”, un genocidio de más de cuatro mil jóvenes cuyo delito fue estar en el lugar equivocado, porque todo el mundo es guerrillero hasta que no demuestre lo contrario o se afilie a su secta; justifican la corrupción de ex-funcionarios, porque lo hicieron por el bien sagrado de la patria sin importar el dinero que sacaron del erario público para beneficiarse o beneficiar a sus amigos. Y en esas condiciones, piensan que pueden violar la ley, atropellar la autoridad, endilgar calificativos despreciables a quien les antoje y autoproclamarse más papistas que el papa, más cristianos que la misma Piraquive, más recalcitrantes que el mismo José Galat con intensión de darle golpe de estado al vaticano. Pero lo que aterra es que la autoridad es laxa, cuando de las palabras, sabemos, pasan a las balas.

Discusión: Duque baja en las encuestas; los otros candidatos suben. El discurso de los candidatos apenas se está calentando, y el 40% de los encuestados no deciden aún a quien apoyarán. Como para alquilar balcón las próximas elecciones.

Deje su comentario u opinión

Visto 393 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.