Domingo, 15 Diciembre 2019 22:44
Valora este artículo
(0 votos)

Los nuevos alcaldes

Escribe RODRIGO VILLALBA MOSQUERA, Senador de la República

Pasadas las elecciones donde se eligieron los alcaldes de los 1.123 municipios del país, es bueno reflexionar sobre el papel de los mandatarios locales en el desarrollo de los municipios.

A pocos días de culminar el cuatrienio y de iniciar uno nuevo, podemos hacer un balance de la gestión de los salientes, y la verdad, aunque suene exagerado, puedo asegurar que la mayoría se rajó.

Algunos gobernaron con formación, otros sin ella, y la mayoría con liderazgo, dirigentes elegidos con el objetivo de regir de la mejor forma los destinos de su respectivo municipio. Muchos intentaron dos, tres, y hasta más veces llegar, asumiendo una responsabilidad mayúscula.

Hoy podemos decir que para algunos de ellos valió la pena, mientras que para otros -desafortunadamente la mayoría- el balance es desfavorable, pues desaprovecharon la gran oportunidad de su vida, despilfarraron ese importante y difícil voto de confianza, esa honrosa oportunidad de representar a su comunidad y en algunos casos salieron con un “chorro de babas”.

Así no vale la pena. Las oportunidades son para aprovecharlas de manera positiva, haciendo las cosas bien, presentando un balance favorable al final de la jornada, con la seguridad de que a quienes lo hagan bien, se les abrirán puertas a nuevas oportunidades en la complicada carrera pública.

Hoy el llamado es para los que entran, para que aprovechen el cuarto de hora, pero no para fines personales, sino haciendo el mayor esfuerzo, una gran gestión que catapulte a su municipio por el sendero del progreso. Los elegidos deben entender que su gestión debe responder a la comunidad que los eligió.

Hay muchos alcaldes que no pudieron terminar su periodo, o lo terminan muy enredados con la justicia. Así no vale la pena. Los dirigentes y a quienes se les asigna un voto de confianza popular, deben tener un buen comportamiento. Hay que hacer el mayor esfuerzo para recuperar la confianza de los electores en los elegidos.

Y en este entendido hay una premisa muy importante que todos los electos deben entender. La campaña ya terminó y con ella las rivalidades. El que ganó o perdió ya no es el rival, ambos deben entender que inicia un nuevo periodo de gobierno, donde el triunfador debe gobernar para todos.

Una recomendación para los alcaldes entrantes. Piensen en sus familias, en especial en sus hijos. Si su gestión es mala ellos serán los mayores perdedores, pues serán objeto de bullying y hasta del exilio.

Hago estas reflexiones para invitar a los que asumen el próximo primero de enero, a que piensen que ésta es una oportunidad de oro, el inicio o un peldaño más, de una carrera en lo público que será exitosa si hacen las cosas bien.

Visto 425 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.