Sábado, 07 Diciembre 2019 05:42 Escrito por GABRIEL CALDERON MOLINA
Valora este artículo
(0 votos)

 

Una de las principales razones por la cual una región mantiene bajos sus índices de   competitividad en su sistema productivo, es por la ausencia de una infraestructura vial que le permita intercomunicarse y avanzar en su desarrollo económico y social. En el caso del Huila la infraestructura vial ha sido uno de los cuellos de botella que le han impedido históricamente ser un departamento competitivo. La infraestructura vial es todas partes un elemento clave para la producción y comercialización de la producción agropecuaria, el comercio, la industria y el desarrollo del turismo.

 

Al terminar este año, el balance de las acciones por el mejoramiento de la infraestructura vial es negativo en el Huila. Aunque hay que reconocer que el gobierno departamental presidido por Carlos Julio González presenta importantes   ejecutorias en el mejoramiento de la red vial a nivel rural a través de la construcción de placa huellas que facilitan la intercomunicación de las veredas con las cabeceras municipales. Según lo informó este periódico, en su mandato se construyeron 116 kms superando la meta del plan de desarrollo. Sin embargo, frente a unas necesidades de más de 1.000 kms, realmente se está lejos de satisfacer las necesidades de los campesinos huilenses.

 

Pero lo más desilusionante es el retraso de la infraestructura vial a cargo de la Nación, para quien pareciera que el gobierno de Duque el Huila no existe causando un impacto negativo en la productividad y la competitividad regional. El caso más protuberante es la vía Neiva-Mocoa-Santana (vías G-4) que para la fecha debía  estar concluida y que apenas va en el 5.2%, según lo registro El Espectador del pasado 27 de noviembre, lo cual se traduce en el desastroso estado de la vía que nos lleva a San Agustín, epicentro  de turismo en el Huila. Figuran también las importantes vías sin concluir, Isnos-Popayán y La Plata-Belén que impiden la intercomunicación con el occidente del país. ¿Y qué tal, la pavimentación del circuito turístico del sur, contratado hace 4 años, en el gobierno de Carlos Mauricio Iriarte para ser ejecutado en 8 meses y, sin explicación válida, está aún sin concluir? Pero también hay vías, como el trayecto El Pital - La Plata y Suaza- Florencia en pésimo estado y varias más del orden nacional que desdicen mucho del ministerio de Transportes con respecto al trato que el Huila y la región surcolombiana se merecen.  

 

El nuevo gobernador, el Dr. Luis Enrique Dussán, tiene a partir de enero un gran reto frente a este gran al olvido del gobierno nacional que tanto afecta el crecimiento económico del Huila.

Visto 890 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.