Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

A un paso de ser Ley de la República quedó el proyecto 210 de 2018, el cual prohíbe el uso de pitillos, vasos y platos desechables y otros elementos de poliestireno de un único uso en San Andrés, Santa Catalina e Islas Menores y la reserva de la biósfera SeaFlower de 350 mil kilómetros cuadrados.

Habrá una transición de dos años, para que la industria del plástico busque otras alternativas de emprendimiento e innovación de materiales biodegradables amigables con el medio ambiente y así minimizar el grave problema ambiental que en estos momentos afecta a la isla.

La iniciativa también cobija una medida pedagógica a los demás departamentos con jurisdicción en costas para avanzar en el cuidado medioambiental.

Según el senador liberal Guillermo García Realpe, coordinador ponente de la iniciativa, “el gobierno nacional deberá ahora reglamentar mediante decreto presidencial y por supuesto adelantar los alcances que prescribe la Ley, entre otras cosas la prohibición de que buques, especialmente los cruceros depositen basuras y especialmente plásticos en San Andrés”.

Según García Realpe, es importante replicar esta misma iniciativa a otras regiones que ya se han impactado con éste tipo de basuras como por ejemplo Barranquilla, Puerto Colombia, Tumaco y Buenaventura y avanzar paulatinamente en todo el país por una Colombia sin plásticos.

Visto 254 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.