Miércoles, 08 Abril 2020 08:05 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La disciplina amorosa de Dios nos hace partícipes de Su santidad

Palabra de Dios

Versículos de la Biblia (VRc)

Hebreos 12:5..."Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por Él; (6)  porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo hijo que recibe". (10)  Porque ellos, por pocos días nos disciplinaban como les parecía, pero Él para lo que es provechoso, para que participemos de Su santidad.

Palabras del ministerio

 [En Hebreos 12:5-6], podemos ver claramente que el motivo de la disciplina es el amor de Dios. Los que reciben la disciplina de Dios son los hijos de Dios.

El que no es hijo de Dios, Dios no lo disciplina. En la Biblia no se puede encontrar que Dios disciplina al incrédulo.

Por lo tanto, la esfera de la disciplina está limitada solamente a cristianos, y el motivo de la disciplina es el amor. Dios no disciplina al hombre porque lo odia. Él disciplina al hombre porque lo ama.

Él nos disciplina para que podamos participar de Su santidad.

Si un cristiano vive de una manera muy disoluta en esta tierra, sin manifestar la naturaleza y santidad de Dios, la mano de Dios caerá fuertemente sobre éste.

A Dios no le gusta disciplinarnos. Su propósito es manifestar Su santidad en nosotros.

Él dejará de disciplinarnos solamente cuando Su Santidad se manifieste en nosotros.

Por lo tanto, vemos que la disciplina no prueba que nosotros no somos del Señor. Al contrario, prueba que sí le pertenecemos. Solamente los que le pertenecen al Señor están calificados para ser disciplinados.

Visto 212 veces Modificado por última vez en Miércoles, 08 Abril 2020 13:49

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.