Lunes, 04 Noviembre 2019 00:00
Valora este artículo
(0 votos)

 

   

Pero cuando os lleven para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os sea dado en aquella hora, eso hablad, porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.

 

Así que no os angustiéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propia preocupación. Basta a cada día su propio mal.


 El Dios de Israel, él da fuerza y vigora su pueblo.  Bendito sea Dios.

 

 Él da esfuerzo al cansado  y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

 

Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad». Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en insultos, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

 

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

 

Dt. 33:25   Mr.13:11   Mt.6:34   Sal.68:35   Is.40:29   II Co.12:9,10   Fil.4:13  

Visto 255 veces