Viernes, 23 Agosto 2019 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Porque este es Dios, nuestro Dios por siempre jamás. El nos guiará hasta la muerte.

 

 

Oh SEÑOR, tú eres mi Dios;
te ensalzaré, daré alabanzas a tu nombre,
porque has hecho maravillas,
designios concebidos desde tiempos antiguos con toda fidelidad.

 

El SEÑOR es la porción de mi herencia y de mi copa.

El restaura mi alma;
me guía por senderos de justicia
por amor de su nombre.

 

Aunque pase por el valle de sombra de muerte,
no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo;
tu vara y tu cayado me infunden aliento.

Sin embargo, yo siempre estoy contigo;
tú me has tomado de la mano derecha.

 

Con tu consejo me guiarás,
y después me recibirás en gloria.

 

¿A quién tengo yo en los cielos, sino a ti?
Y fuera de ti, nada deseo en la tierra.

 

Mi carne y mi corazón pueden desfallecer,
pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre.

 

En El se regocija nuestro corazón,
porque en su santo nombre hemos confiado.

 

El SEÑOR cumplirá su propósito en mí;
eterna, oh SEÑOR, es tu misericordia;
no abandones las obras de tus manos.

Sal. 48:14 Is. 25:1 Sal. 16:5; 23:3,4; 73:23-26; 33:21; 138:8

Visto 412 veces Modificado por última vez en Sábado, 07 Diciembre 2019 13:03

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.