Viernes, 08 Enero 2021 05:04 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis

Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, y aunque los montes se deslicen al fondo de los mares; aunque bramen y se agiten sus aguas, aunque tiemblen los montes con creciente enojo.

Ven, pueblo mío, entra en tus aposentos, y cierra tras ti tus puertas; escóndete por corto tiempo, hasta que pase la indignación. Porque he aquí, el SEÑOR va a salir de su lugar para castigar la iniquidad de los habitantes de la tierra contra El.

En ti se refugia mi alma; en la sombra de tus alas me ampararé hasta que la destrucción pase.

Vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

No temerá recibir malas noticias; su corazón está firme, confiado en el SEÑOR.

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo.     

  

Mt.24:6   Sal.46:1-3   Is.26:20,21   Sal.57:1   Col.3:3   Sal.112:7   Jn.16:33

Visto 216 veces