Miércoles, 30 Diciembre 2020 05:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Seguros en Él

 

Esté su izquierda bajo mi cabeza y su derecha me abrace.


Debajo están los brazos eternos.

Pero viendo la fuerza del viento tuvo miedo, y empezando a hundirse gritó, diciendo: ¡Señor, sálvame! Y al instante Jesús, extendiendo la mano, lo sostuvo y le dijo: Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?

 Por el SEÑOR son ordenados los pasos del hombre, y el SEÑOR se deleita en su camino. Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano.


Habite el amado del SEÑOR en seguridad junto a aquel que le protege todo el día, y entre cuyos hombros mora.

Echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros.

 El que os toca, toca la niña de su ojo.

Yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano.

Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre.

Cant. 2:6   Dt.33:27   Mt.14:30,31   Sal.37:23,24   Dt.33:12   I P.5:7   Zac.2:8   Jn.10:28,29

Visto 133 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.