Viernes, 25 Diciembre 2020 05:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Purificaos

Y nada de lo dedicado al anatema quedará en tu mano.

 Por tanto, salid de en medio de ellos y apartaos, dice el Señor; y no toquéis lo inmundo.

 Amados, os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de las pasiones carnales que combaten contra el alma

 … aborreciendo aun la ropa contaminada por la carne.

 Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser. Pero sabemos que cuando El se manifieste, seremos semejantes a El porque le veremos como El es. Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, así como El es puro.

 Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres, enseñándonos, que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús, quien se dio a sí mismo por nosotros, para redimirnos de toda iniquidad y purificar para si un pueblo para posesión suya, celoso de buenas obras.

 Dt. 13:17   II Co. 6:17   I P.2:11   Jud.23   I Jn.3:2-3   Tit.2:11-14

Visto 162 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.