Domingo, 20 Diciembre 2020 05:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Este es mi Amado

Como con médula y grosura está saciada mi alma;
y con labios jubilosos te alaba mi boca; cuando en mi lecho me acuerdo de ti, en ti medito durante las vigilias de la noche.

 

¡Cuán preciosos son para mí, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán inmensa es la suma de ellos! Si los contara, serían más que la arena; al despertar aún estoy contigo.

 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!, más que la miel a mi boca…Porque mejores son tus amores que el vino.

 ¿A quién tengo yo en los cielos, sino a ti? Y fuera de ti, nada deseo en la tierra.

 Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; la gracia se derrama en tus labios; por tanto, Dios te ha bendecido para siempre.

 Como el manzano entre los árboles del bosque, así es mi amado entre los jóvenes.
A su sombra placentera me he sentado, y su fruto es dulce a mi paladar.
El me ha traído a la sala del banquete, y su estandarte sobre mí es el amor. Su aspecto, como el Líbano, excelente como los cedros.
Su paladar, dulcísimo, y todo él, deseable. Este es mi amado y éste es mi amigo, hijas de Jerusalén.

 Sal. 63:5,6; 139:17,18; 119:103 Cantares 1:2 Sal.73:25; 45:2 Cant.2:3,4; 5:15,16

Visto 228 veces Modificado por última vez en Miércoles, 16 Diciembre 2020 01:27