Domingo, 13 Diciembre 2020 08:02 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Jesús nuestro Sumo Sacerdote, vive perpetuamente para interceder

¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Porque Cristo no entró en un lugar santo hecho por manos, una representación del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora en la presencia de Dios por nosotros.

Hijitos míos, os escribo estas cosas para que no pequéis. Y si alguno peca, Abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre.

Teniendo, pues, un gran sumo sacerdote que trascendió los cielos, Jesús, el Hijo de Dios, retengamos nuestra fe. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado.  Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.

Por medio de El tenemos nuestra entrada al Padre en un mismo Espíritu.

Heb.7:25   Ro. 8:34   Heb.9:24   I Jn.2:1   I Ti.2:5   Heb.4:14-16   Ef.2:18

Visto 261 veces Modificado por última vez en Domingo, 13 Diciembre 2020 14:06

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.