Domingo, 06 Diciembre 2020 05:47 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Medita en la Palabra de Dios

  • Y por la tarde Isaac salió a meditar al campo. 
  • Sean gratas las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh SEÑOR, roca mía y redentor mío.

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has establecido, digo: ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides?

Grandes son las obras del SEÑOR, buscadas por todos los que se deleitan en ellas.

 ¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores,  ni se sienta en la silla de los escarnecedores,  sino que en la ley del SEÑOR está su deleite,   y en su ley medita de día y de noche!

Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito.

   
Como con médula y grosura está saciada mi alma;  y con labios jubilosos te alaba mi boca. Cuando en mi lecho me acuerdo de ti, en ti medito durante las vigilias de la noche. 

Gen.24:63   Sal. 19:14;  8:3,4;   111:2;  1:1,2   Jos. 1:8   Sal.63:5,6

Visto 632 veces