Sábado, 29 Agosto 2020 17:31 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 Tú eres mi refugio en tiempos de calamidad

 

Muchos son los que dicen: ¿Quién puede mostrarnos algún bien? ¡Haz, Señor, que sobre nosotros brille la luz de tu rostro!

Pero yo le cantaré a tu poder, y por la mañana alabaré tu amor; porque tú eres mi protector,  mi refugio en momentos de angustia.

Cuando me sentí seguro, exclamé: Jamás seré conmovido. A ti clamo, Señor soberano; a ti me vuelvo suplicante. ¿Qué ganas tú con que yo muera, con que descienda yo al sepulcro?  ¿Acaso el polvo te alabará o proclamará tu verdad?


Oye, Señor; compadécete de mí. ¡Sé tú, Señor, mi ayuda!

Te abandoné por un instante,  pero con profunda compasión volveré a unirme contigo.


Por un momento, en un arrebato de enojo,  escondí mi rostro de ti; pero con amor eterno te tendré compasión, dice el Señor, tu Redentor.

 Su tristeza se convertirá en alegría.

 Si por la noche hay llanto, por la mañana habrá gritos de alegría.

Jer. 17:17   Sal.4:6; 59:16; 30:6,8-10   Is.54:7,8   Jn.16:20   Sal.30:5

Visto 121 veces Modificado por última vez en Sábado, 29 Agosto 2020 23:04

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.