Domingo, 18 Marzo 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 

Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos.

¿Quién de entre vosotros teme a Jehová y escucha la voz de su siervo? El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová y apóyese en su Dios.

Cuando el hombre caiga, no quedará postrado, porque Jehová sostiene su mano.

El mandamiento es lámpara, la enseñanza es luz.

Tú, enemiga mía, no te alegres de mí, porque aunque caí, me levantaré; aunque more en tinieblas, Jehová será mi luz.

La ira de Jehová soportaré, porque pequé contra él, hasta que juzgue mi causa y me haga justicia. Él me sacará a la luz  y yo veré su justicia.

La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que hay en ti es tinieblas, ¡cuán grandes son esas tinieblas!

Sal.112:4  Is-50:10  Sal.37:24  Pr.6:23  Mi.7:8,9  Mt.6:22,23

Visto 465 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.