Lunes, 01 Enero 2018 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos.

Aunque era Hijo, a través del sufrimiento aprendió lo que es la obediencia.

Si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

Tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

Mas él conoce mi camino: si me prueba, saldré como el oro. Mis pies han seguido sus pisadas;  permanecí en su camino, sin apartarme de él.

Te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová, tu Dios, estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos.

Reconoce asimismo en tu corazón, que, como castiga el hombre a su hijo, así Jehová, tu Dios, te castiga. Guardarás, pues, los mandamientos de Jehová, tu Dios, andando en sus caminos y temiéndolo.

Sal.119:71  Heb.5:8  Ro.8:17,18  Job 23:10,11 Deut.8:2,5,6

Visto 488 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.