Sábado, 02 Diciembre 2017 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.

No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Cuando erais esclavos del pecado, erais libres con respecto a la justicia.  ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.  Y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación y, como fin, la vida eterna.

El fin de la Ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.

Si alguno me sirve, sígame; y donde yo esté, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirve, mi Padre lo honrará.

Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga.

Jehová, Dios nuestro, otros señores fuera de ti se han enseñoreado de nosotros; pero nosotros no acordaremos de tu nombre, solamente del tuyo.

Por el camino de tus mandamientos correré cuando alegres mi corazón.

Ro.6:18  Mt.6:24  Ro.6:20-22; 10:4  Jn.12:26  Mt.11:29,30  Is.26:13  Sal.119:32

Visto 468 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.