Jueves, 30 Noviembre 2017 00:00 Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Orando en el Espíritu Santo.

Dios es Espíritu, y los que lo adoran, en espíritu y en verdad es necesario que lo adoren.

Tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.

Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.

El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Pero el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

Esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad.

Orad en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velad en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.

Judas 20 Jn. 4:24  Ef.2:18  Mt.26:39  Ro.8:26,27  I Jn.5:14  Jn.16:13  Ef.6:18

Visto 455 veces
Más en esta categoría: « Mi Pacto es Eterno Libre del pecado »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.