All for Joomla All for Webmasters

.::Revista La Región::. - Elementos filtrados por fecha: Abril 2019

 

Sin ser menos un experto y como uno de los más ignorantes en el tema, hoy que parecieran estar de “moda” los actos de suicidio en nuestras comunidades bien cae como anillo al dedo tratar al menos de manera somera y superficial el espinoso tema sobre el sano comportamiento, el respeto, los sentimientos, los principios éticos y morales de la sociedad entera.

Una sociedad descompuesta, desdibujada, desfigurada, carente de principios morales y éticos, que no siente ni tiene el menor respeto por la vida en donde no existe tampoco confianza, responsabilidad ni solidaridad. Un tejido social deshilachado que se pierde y se esfuma cada día cuan cenizas en el viento, que no recuerda de donde proviene, y que se comporta totalmente opuesta a como dice llamarse “humana”.

A diario observamos ejemplos y muestras del comportamiento más sentimental de los mal llamados animales, aunque los científicos dicen que sus comportamientos son únicamente por instinto y es ahí donde me nacen muchas dudas y preguntas que al final creo nadie me podrá ni sabrá responder convincente y objetivamente.

¿De acuerdo a eso acaso no sería entonces, mucho mejor que los humanos actuáramos únicamente por instinto?

Es ahí donde me nacen tantas preguntas como de costumbre………..

¿Qué tal si los “humanos” nos comportáramos como muchos de los animales?

Donde exista solidaridad, respeto, amor al prójimo, sentido de pertenencia, de convivencia, donde haya un sano y buen comportamiento basado en la “ética, la moral y los valores”, tal como lo expresaba un personaje a diario, el cual conocí en mis estudios universitarios, aunque muy poco lo practicara más cuando se trataba de presentar exámenes sobre las materias que veíamos, y hasta ahí le llegaba el discurso y se le olvidada todo lo predicado por dicho pastor.

¿Porque se materializan cada día más el comportamiento, los sentimientos, la ética y la moral humana?

La familia como el núcleo principal de la sociedad, en donde se deben inculcar y gestar todo tipo de principios, de valores y comportamientos morales, en donde existan discusiones y reflexiones en aras de contribuir a la formación del ser humano, cada día se evaporan y se pierden aquellos modales de sana convivencia y respeto por los demás, por lo ajeno y por sí mismo.

¿Qué está ocurriendo y porque cada día menos interesa a la sociedad en general comportarse de manera ética y respetuosa, en donde se perdió además todo tipo de confianza, de solidaridad, de respeto y de amor por sí mismo?

¿Qué tanto hacen la familia, las comunidades religiosas, así como el mismo Estado con el propósito de contribuir y conformar una sociedad respetuosa hasta por la vida misma?

¿Porque cada día no solo menores de edad, sino adultos también, toman la determinación de ponerle fin a su existencia material mediante el acto del suicidio?

¿Tanto afecta a esta sociedad el desarrollo desbocado de la tecnología y el mercantilismo, que ya no hay tiempo para educar a los hijos como si lo primordial y lo único que interesara es el desarrollo tecnológico y comercial?

¿La tecnología y el mercantilismo nos invadieron y absorbieron demasiado que se robaron hasta nuestros sentimientos, y todo tipo de comportamiento humano a punto de reprimirnos hasta en nuestros actos y principios éticos y morales?

¿Es muy nostálgico y utópico pensar, que la sociedad puede recuperar sus principios, sus valores, la moral, los sentimientos y las practicas del sano comportamiento?

¿A pocos importa verdaderamente que la sociedad en su conjunto se reivindique, menos a las trasnacionales y a la tecnología misma, cuando ello no representa dividendos económicos?

¿Se continua aplicando y no pierde vigencia aquel pensamiento y filosofía de los romanos, que “al pueblo hay que darle pan y circo”, para mantenerlo somnoliento y doblegado, y por eso no existe interés en formar y educar realmente a la sociedad en su conjunto empezando por la familia como el núcleo central en donde se forman sea, los ciudadanos de bien o por el contrario los delincuentes y aquellos seres carentes de todo tipo de principios éticos y morales?

¿Pareciera que todo está concatenado y fríamente calculado para que la sociedad no despierte y cada día lo que importe menos es vivir en medio de una sociedad ejemplarizante, llena de principios éticos y morales, sentimientos y valores humanos?

¿Eso dañaría e iría en menoscabo de los intereses mercantilistas y de expansión tecnológica que a la postre es lo único y lo que más interesa a una sociedad que piensa más en el signo$ pesos?

Para no ir más lejos y no traspasar fronteras aunque este es un problema y una condición generalizada de la humanidad, ¿porque ya no se dictan obligatoriamente en las instituciones educativas del país, tanto públicas como privadas, aquella materia que muchos vimos en su debido momento sobre civismo y urbanidad, que a tantos les sirvió para construirse como verdaderas personas y ser hoy en día ejemplo para muchos?

¿Hoy en Colombia tan de moda, que se empieza aplicar el nuevo código de policía y convivencia ciudadana, no sería pertinente y más económico además, que antes de castigar se debería educar, y que mejor que se hiciera desde el mismo núcleo familiar pasando luego por las aulas de clases desde los primeros años de escolaridad?

¿Acaso este interesa realmente al mismo Estado y a las comunidades religiosas?

Cada día la sociedad entera se pierde y absorbe más en medio de los intereses comerciales y tecnológicos que ya no hay tiempo ni espacio para formar a verdaderos ciudadanos, y así empeora el caos reinante sobre todo tipo de actos y hechos delincuenciales, de corrupción, de barbarie y de guerra en la búsqueda desbordada por el dinero y el poder económico, que al final es lo único que importa como si esto conllevara a algo bueno.

Como van las cosas, Si un día se quisiera reconstruir el tejido social podría ser demasiado tarde, cuando actuemos más como maquinas que como verdaderos seres humanos.

Publicado en Opinión

 

 Fotos de Jaime Arbeláez, cedidas a revistalaregion.com

La mandataria Luz Dey Artunduaga no viajaba en el vehículo, afectado por un fuerte aguacero el oriente de la ciudad. No hubo heridos.  

Un frondoso árbol cayó la tarde de este lunes en Neiva sobre el carro en el que se desplaza la alcaldesa de Acevedo, Luz Dey Artunduaga, quien no viajaba en el momento del accidente. El conductor del carro, quien también resultó ileso, no pudo continuar la marcha.

El carro estaba subiendo por la avenida Buganviles en el oriente de la ciudad, junto al estadio Guillermo Plazas, cuando la planta se desplomó provocando un serio impacto que afectó la camioneta.

El siniestro ocurrió después de un fuerte aguacero, con ráfagas de viento, que sorprendió a los transportadores y vecinos de esa zona de la capital del Huila.

La mandataria comentó que poco tiempo antes se había bajado del carro para cumplir una diligencia administrativa del Municipio y el chofer siguió con otra actividad laboral.

Artunduaga destacó que no lo ocurrido no dejara heridos ni ninguna emergencia, aparte del daño evidente al carro oficial.

Y aprovechó para recomendar a los organismos de emergencias y a las autoridades ambientales revisar en Neiva, en Acevedo y otras poblaciones la condición de seguridad y preservación de los árboles para evitar futuras situaciones similares, “que eventualmente pueden terminar de otra manera, qué la lamentar”.

Publicado en Región
Lunes, 01 Abril 2019 00:00

Tradiciones inconvenientes

 

Las costumbres son como un ancla, al igual que ella sujeta al barco en un punto impidiendo que vaya a la deriva de la corriente, la rutina conduce a realizar las mismas practicas a pesar de que la evidencia demuestre su inconveniencia:  ocurre en la vida cotidiana, en el trabajo, en el gobierno, en fin, en todas las actividades relacionadas con la especie humana.

Las inocultables dificultades de la economía mundial, los reveses de los países emergentes, la predicción de una nueva crisis financiera global; han auspiciado el crecimiento de los detractores de las políticas económicas del libre comercio, unos con mayor peso que otros, algunos otrora promotores de sus postulados; pero sin importar el rango o procedencia, sin embargo, se continúa actuando según sus reglas a la luz de la conveniencia de cada uno. Trump, por ejemplo, cuando se refiere a las relaciones comerciales de su país con China, se convierte en un firme detractor del intercambio sin restricciones; pero si del mismo tema se ocupa en relación con los países de su patio trasero, como Colombia vuelve a encontrar en el comercio sin aranceles una multitud de virtudes, sobre todo cuando de vendernos sus excedentes en arroz, trigo, maíz, soya, algodón, etanol, papa, leche, carne, etc., se trata; por supuesto sin mencionar todo tipo de mercancías manufacturadas y bienes de capital, algunos de los cuales también podríamos fabricar aquí.

El enmermelado Plan de Desarrollo, de acuerdo a denuncia pública del mismo German Vargas Lleras, que cursa en el congreso, insiste en reafirmar las mismas políticas, debatidas en los foros internacionales,  que hace rato vienen destruyendo la economía del país, que no han resuelto la calidad de la atención en salud, ni en  educación, que precarizan la vida de las clases medias y sumen en mayor pobreza a las rurales; quienes construyen esas políticas únicamente ven la ventaja que representa para un núcleo muy reducido de beneficiarios entre quienes se cuenta a los dueños de los bancos y el entramado de actividades ligadas al sector financiero y por ello no varían el libreto.

La minga en curso en el Cauca, las manifestaciones acordadas por cafeteros para el 24 de abril, el anuncio del magisterio de insistir en el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el gobierno para el mejoramiento de la educación, así como la revisión que harán los universitarios de los acuerdos recientes en el próximo congreso de Acrees, podrían sacarnos de la modorra y concretarse en cambios de costumbre en los comicios por venir; ojalá así sea.

Publicado en Opinión
Página 4 de 4