All for Joomla All for Webmasters
22 Agosto

Dios me defiende

Escrito por 

Dios es mi defensa.

El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador; es mi Dios, el peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite! Él es mi protector y mi salvador.

El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias

.Desde el occidente temerán el nombre del Señor, y desde el oriente respetarán su gloria. Porque vendrá como un torrente caudaloso, impulsado por el soplo del Señor.

Así que podemos decir con toda confianza: «El Señor es quien me ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?» El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré?

El Señor es el baluarte de mi vida;  ¿quién podrá amedrentarme?

Como rodean las colinas a Jerusalén, así rodea el Señor a su pueblo, desde ahora y para siempre.

A la sombra de tus alas cantaré porque tú eres mi ayuda.

Guíame, pues eres mi roca y mi fortaleza, dirígeme por amor a tu nombre.

Sal. 59:9  II S.22:2,3  Sal.28:7  Is.59:19  Heb.13:6  Sal.27:1  Sal.125:2; 63:7; 31:3

Visto 322 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario