All for Joomla All for Webmasters
19 Marzo

Los creyentes en Cristo son la sal de la tierra, usada por Dios para eliminar la corrupción del mundo

Escrito por 

 

‘Buena es la sal; mas si la sal pierde su sabor, ¿cómo podrá recobrar su sabor? Lucas 14:34

Iniciamos esta semana dando las gracias al Padre por darnos un nuevo día de vida, llenos del amor y de la misericordia del Dios Todopoderoso.

Oh Señor Jesús, invocamos Tu Santo Nombre para clamar al Padre por la salud de quienes padecen dolencias físicas y espirituales.

Dios, por la Misericordia Divina es el único y suficiente sanador. Él es el médico y la medicina para sanar las heridas causadas por el pecado, inmerso hoy en la intolerancia, la indiferencia, la corrupción, la presencia del mundo con sus distracciones de toda índole.

Tenga el Señor misericordia de todos nosotros en este día y nos de la paz en el corazón para la renovación del espíritu y del cuerpo.

Palabra del ministerio

Los creyentes en Cristo son la sal de la tierra usada por Dios para matar y eliminar la corrupción de la tierra. En este tiempo de corrupción en casi todos los órdenes en las naciones, la sal ha perdido su sabor, porque triunfan el dinero fácil, los comercios ilegales, la producción de drogas estupefacientes y el crecimiento de consumidores.

El sabor de los creyentes en Cristo depende de su renuncia a esos halagos terrenales. Cuanto más renuncien a esos halagos mundanos, más intenso será su sabor en Cristo.

Ellos perderán su sabor si no están dispuestos a renunciar a esas cosas que contaminan la vida presente. Si esa renuncia no se da, no seremos aptos ni para la tierra, que es la iglesia, la alabanza de Dios (1Co.3:9), que representa el reino venidero.

Dios tenga Misericordia de todos nosotros. 

Visto 79 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Su opinión
Escriba su comentario