All for Joomla All for Webmasters
.::Revista La Región::. - Elementos filtrados por fecha: Viernes, 01 Junio 2018
Viernes, 01 Junio 2018 00:00

Hidroituango un desastre anunciado

 

La situación en Hidroituango está pasando de castaño a oscuro, no sólo por el inminente riesgo que el mega proyecto sigue generando a los habitantes de varios municipios rivereños del río Cauca, sino por la deficiente conexión entre sus principales socios, Gobernación de Antioquia y alcaldía de Medellín (EPM).

Y es que en este momento de grave crisis, las principales autoridades antioqueñas empiezan a mostrar desespero ante la falta de soluciones de fondo y lo mismo ocurre con las 120 mil personas que han tenido que abandonar sus propiedades para acampar en albergues temporales.

Cuando parecía que la obra empezaba a dar buenas señales, y cuando los más de dos mil operarios que trabajaron y siguen trabajando a triple jornada daban resultados que se había logrado la cúspide al alcanzar los 410 metros de cota y que por ende el embalse no sobrepasaría ya el muro de contención, surge una nueva amenaza y aún mucho más riesgosa, la de una gran montaña de 130 mil metros cúbicos aledaña a la presa que amenaza con desprenderse, situación que donde se llegue a producir traería enormes consecuencias.

Sin embargo EPM concentra sus esfuerzos en cuatro frentes, que según su propio

Presidente, generan alarmas pero no retrasan las labores. Es decir, la prioridad actual son los derrumbes, la inundación en el cuarto de máquinas y el taponamiento existente en uno de los túneles de desviación, superado estos riesgos inminentes, nada fáciles por supuesto, el proyecto seguirá su cauce. Pero en el peor de los casos y siendo pesimistas ¿qué pasaría si no lo logran?

Vendría preguntas de múltiple respuesta, ¿se debería frenar definitivamente el mega proyecto? Siendo esta la más sensata de todas. ¿Quién va a responder por el grave desastre social y medio ambiental? ¿Cuánto tiempo tardaría la reparación a los miles de damnificados aguas abajo del río Cauca? En fin, son muchos los interrogantes que se deben responder en caso que la continuidad de la obra no sea viable.

Incluso al interior del mismo Gobierno nacional, se hace un análisis de todos los escenarios posibles y en el hipotético caso de un desplome de la presa, se estima que el caudal del río Cauca superaría los 263 mil metros cúbicos por segundo. Algo realmente ¡dramático!

Según lo reveló el Ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, en épocas normales, el caudal sobre el corregimiento de Puerto Valdivia oscila entre 1.300 y 1.700 metros cúbicos, y puede subir en crecientes hasta 2.500 metros. Los caudales del fenómeno de la niña en 2010-2011 llegaron a 4.700 metros cúbicos por segundo. En la contingencia del pasado 12 de mayo, ese caudal llegó a 6.030 metros cúbicos por segundo, superando lo registrado previamente. Es decir, el panorama de un eventual desplome de la presa es de dimensiones enormes.

Más de una docena de municipios, quince en total estarían en grave riesgo ante tal escenario. En alerta roja estarían Valdivia, Cáceres y Tarazá. En alerta naranja  Caucasia,  Nechí, y en amarilla los municipios de San Jacinto del Cauca, Guaranda, Achí, Ayapel, San Marcos, San Benito Abad, Majagual, Magangué, Caimito y Sucre. Entes territoriales no sólo de Antioquia, sino de departamentos como Sucre y Bolívar, por consiguiente los responsables del mega proyecto deben garantizar que ese riesgo desaparezca en el menor tiempo posible, de lo contrario estaríamos ante una tragedia superior nunca antes vista en la historia de nuestro país.

Los colombianos, hacemos votos para que esta terrible amenaza no ocurra, para que los riesgos sean superados, que las labores de los operarios garanticen la superación de la emergencia, y que los campesinos resguardados en albergues aguas abajo al Río Cauca puedan volver a sus hogares y así retorne la tranquilidad que en otrora vivían, claro está, si la furia de la naturaleza lo permite.

 

@GGarciaRealpe

 

 

 

Publicado en Opinión

 

Carta abierta al Senador Robledo

 

Hoy más que nunca cuando todos y cada uno de los colombianos que por una u otra razón nunca estuvimos de acuerdo con las políticas tradicionalistas del establecimiento, anhelantes y decididos que la mejor opción para buscar o por lo menos para empezar a encontrar un cambio real y verdadero para el país en condiciones dignas de equidad e igualdad para todos, era optar por los planteamientos, las tesis e  ideologías de la centro izquierda, para así contrarrestar aquellas  políticas neoliberales que están destrozando al país y al mundo, y que hoy son un desastre para la sociedad nos estamos sintiendo totalmente defraudados y  traicionados.  

Aquellas políticas y posturas que usted promovió siempre en sus discursos radicales de izquierda, con las que una inmensa mayoría de ciudadanos nos sentimos identificados siempre, y que nos llevaron a apoyarlo en sus “sanos” propósitos de contribuir a un cambio y mejoramiento para el País, hoy me siento como muchos Colombianos de bien, totalmente confundido, decepcionado y desencantado  por su postura de votar en blanco el próximo 17 de junio en segunda vuelta presidencia.

Luego de haber compartido y difundido sus tesis  senador Robledo, razones entre otras más que fundamentadas, que me llevaron a acompañarlo siempre no solo con mi voto, sino hasta en sus correrías en sus primeros  pasos hacia el congreso de la república, como muchos electores suyos hoy sentimos una inmensa conmoción y decepción.

Votar en blanco senador Robledo no es más que darle una cachetada y una bofetada, más que a sus electores, al  País esperanzado en líderes de su talante,  que esperaba  hoy de la izquierda que estuviera más unida que nunca, apoyando  incondicionalmente, a pesar de algunas diferencias de posturas y conceptos,  la propuesta de la COLOMBIA HUMANA DEL DOCTOR GUSTAVO PETRO.

Salir públicamente usted como cabeza visible y líder innato de muchos Colombianos de bien, a expresar que su voto es en blanco, causa una tristeza profunda entre sus electores, porque votar en blanco hoy, no es más que darle su voto a DUQUE, en inclinar la balanza aún más en favor de la intención de Alvaro Uribe Velez, de perpetuarse en el poder, así sea en tercera persona, mientras logra cambiar hasta la Constitución Nacional, con las mayorías en el congreso  para reelegirse a perpetuidad, lo que no le será nada difícil, por esa misma nostalgia y ansias de poder que lo tiene enfermo.

Aquel en contra de quien usted siempre nos hacía sentir hasta un espléndido escalofrió emocional, en aquellos debates en los que enfrentaba siempre a este señor y a su partido político y a la ultraderecha,  con sus posturas, convicciones y argumentos creíbles que nos   sentíamos  más de centro izquierda que nunca,  e incondicionales seguidores suyos.

Sus buenas razones tendrá senador, para expresarse así ante el pueblo Colombiano y especialmente ante sus seguidores y electores, razones sin conocer y que no justificaríamos muchos desde ningún punto de vista, por más fundamentadas y argumentadas  como quiera que sean que no comparto ni compartiremos una gran  mayoría de Colombianos; porque hoy que nos está brindando la actual situación electoral, la única oportunidad sin llegar a exageraciones, en toda la historia Constitucional del País, de llevar a la presidencia a una persona de un pensamiento de izquierda como GUSTAVO PETRO,   usted con su postura lo único que está haciendo es abrir más la brecha en favor de la centro derecha que tanto ataco y aborreció supuestamente en sus discursos y debates de  siempre. HOY ME ASISTE COMO A MUCHOS LA DUDA Y LA INQUIETUD AL RESPECTO.

¿Pesan más las diferencias personales con PETRO, de ideología, de partido o posturas políticas, que eventualmente podrían subsanarse, pensando únicamente en los intereses de Colombia, como es el sentir manifestado y expresado por una gran mayoría de Colombianos de centro izquierda, que nos manifestamos entre todos en  las urnas en primera vuelta presidencial, con una votación que supero los nueve millones trescientos mil votos  que sumados y unidos,  nos hubieran llevado a obtener la presidencia con el doctor GUSTAVO PETRO?

¿,Que los distancia tanto como para salir a manifestar dicha posición que lo único  que está haciendo es fortalecer a la centro derecha que tanto dice aborrecer en su discurso  demagógico pensamos muchos  ahora porque es ese el sentir generalizado?

¿Acaso usted también se siente fracasado, frustrado o se contagió y siente nostalgia de poder como URIBE, luego ya de varios periodos en el congreso de la republica que a propósito va a repetir, al no haber logrado sus propósitos con sus candidatos presidenciales de antes y tampoco ahora con   el doctor SERGIO FAJARDO, de la coalición Colombia?

Tenga por descontado que mi voto por usted y el de muchos de sus seguidores senador ROBLEDO, nunca más será para usted, independientemente  de sus “buenas”  razones  que hoy lo llevan a optar por esa postura que nos ha causado conmoción, decepción y una sorpresa total  salida de toda lógica, que nadie esperaba, y  para sorpresa y celebración de la ultra derecha, que hoy aplauden alborozamente  su postura, diciendo que Robledo se nos torció al final de la carrera.

¿Cuándo vamos a apostar realmente por un cambio verdadero para este País, dejando de lado las diferencias e intereses y posturas personales, sobreponiendo los intereses generalizados de la Nación, si entre los sectores como el que usted dijo siempre representar dignamente,  no se ponen  de acuerdo con aquellos que son afines a las ideologías y pensamientos de la centro izquierda Colombiana que usted  tanto enarbola y defiende a capa y espada,  la cual  lleva en su seno y convicció como su única postura y arma democrática, para que un día no muy lejano le brindemos una verdadera oportunidad de cambio a esta sociedad que se siente hastiada de tanta corrupción, maltrato y desprecio hacia las  clases sociales bajas a las que pertenecemos la gran mayoría de Colombianos;  por la rancia oligarquía Colombiana y la clase política tradicional?

¿Cuándo se presentara de nuevo una oportunidad como esta que usted mismo ayudo a construir y a soñar, y  que ahora mismo con su postura está contribuyendo a derrumbar?

Mis pensamientos, sueños, anhelos  e ideologías en pro de una Colombia mejor, así como la de muchos compatriotas no ira a cambiar, por más decepción que hoy su postura nos causa senador Robledo.

EVER VERÚ COLLAZOS.

Publicado en Opinión